Un elefante aplasta a un cazador furtivo y después una manada de leones devora el cuerpo en el Parque Nacional de Kruger, en Sudáfrica, según publica el diario británico 'Daily Mail'.

El hombre se encontraba con otros tres hombres con los que había planeado robar a un rinoceronte del parque. Estos tres compañeros huyeron en el momento de los hechos y fueron los encargados de notificar a la familia o ocurrido. Tras dos días de búsqueda los guardas del parque sólo lograron encontrar el cráneo y los pantalones del hombre.

 

El director de la reserva, Glenn Phillips, se ha manifestado sobre lo ocurrido: "Entrar al Parque Nacional Kruger ilegalmente y a pie no es prudente, conlleva muchos peligros y este incidente es una prueba de ello".

Los cómplices han sido arrestados y se han incautado los rifles y la munición que usaban para cazar furtivamente.