"¿Se imaginan qué hubiera pasado, durante la pandemia, si no hubiéramos derogado el artículo que permitía el despido por baja médica justificada?". La pregunta la ha planteado la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, en la sesión de control al Gobierno celebrado en el Senado el pasado 2 de junio.

La ministra respondía así a las críticas de la senadora del Partido Popular Salomé Pradas sobre el acuerdo de PSOE, Unidas Podemos y EH Bildu para derogar la reforma laboral. E iba un paso más allá, asegurando que hay "elementos" en la reforma laboral del 2012 que los miembros del Partido Popular "no serían capaces de defender" durante la crisis sanitaria por el coronavirus.

El ejemplo empleado por Díaz es precisamente el de uno de los artículos de esta reforma que el Gobierno de coalición derogó con carácter urgente al inicio de la legislatura, y que hacía posible despedir a un empleado que contase con una baja médica justificada.

La ministra, que insiste en que era una norma "insostenible" y que "vulneraba los derechos humanos", ha querido preguntar al resto de formaciones qué habría pasado si siguiese vigente durante la pandemia, un periodo en el que muchos ciudadanos que han sufrido el COVID-19 o que han tenido que guardar cuarentena han solicitado la baja laboral.

 

"Vamos a derogar la reforma laboral"

La ministra de Trabajo reiteró entonces su voluntad de derogar la reforma laboral "por razones de fondo". "Debilitaron la negociación colectiva, convirtieron el convenio colectivo en un paseillo empresarial. Han conseguido las Kellys, lo que antes eran camareras de piso, hoy estén trabajando a razón de dos euros y medio la limpieza de cada habitación", relató Díaz.

Además, se mostró critica con el Partido Popular, quien se opone manifiestamente a derogar la reforma que el partido aprobó. Así, Díaz recordó que en el momento en el que se derogó la clausula que permitía el despido por baja médica justificada, el PP "no voto a favor de mantener ese precepto, como sí hizo Vox, porque saben que era insostenible una norma que vulnera los derechos humanos". "Se desentienden de una parte hiperlesiva de la norma que hoy defienden", recalcaba en el hemiciclo.