Vox rechaza reunirse con el PSOE para hablar de la investidura, y según Rocío Monasterio, la portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, no van a acudir a la cita con la portavoz socialista Adriana Lastra.

"No vamos a ser partícipes de unos contactos en los que se pretende blanquear a Torra, a Bildu y a los enemigos de España. Vox no va a ir a esas reuniones en las que, invitando a Vox, se pretende blanquear a los que han atacado" a los españoles "con lo cual, no vamos a ir", ha dicho.

Tras el anuncio de Pedro Sánchez de que convocará a todos los partidos, incluido Vox y Bildu, en esta ronda de contactos tras ser designado candidato por el rey, Santiago Abascal, en su cuenta de Twitter, ha justificado así su postura.

 

Poco antes, el número 2 del partido, Javier Ortega Smith, ha dicho que lo "democrático, sensato y lógico" es que les cite, como tercera fuerza política, dejando abierta la puerta. O al menos no cerrándola totalmente

"Es un respeto que se le debe a casi cuatro millones de españoles (3,6 millones) y sus representantes, los 52 diputados nacionales, a los que debe escucharse, al menos, su planteamiento para luego tomar la decisión que se quiera", ha destacado.

Malestar entre algunos dirigentes del partido porque creen que deberían ser recibidos por Sánchez, como a PP y a Cs.

Espinosa de los Monteros, el portavoz de Vox en el Congreso, ha explicado después que no se sentarán a hablar de investidura. "De investidura, en estas circunstancias, no. Sentarse a hablar de temas parlamentarios, sí".

Sin embargo, parte de la dirección del partido ha mostrado su malestar, porque consideran que deberían ser recibidos, no por Adriana Lastra, sino por Pedro Sánchez, que sí recibirá personalmente a Pablo Casado y a la portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas, recordando que la formación naranja tiene 10 diputados.