El rey ha designado a Pedro Sánchez como candidato a la Presidencia del Gobierno, tal y como se esperaba. Tras recibir el mandato del rey, el líder socialista ha declarado que ha trasladado al monarca su "disposición a aceptar el cargo".

El ya candidato a la investidura ha explicado que acepta este encargo de formar gobierno porque "España debe avanzar y los españoles quieren que ese avance vaya marcado por las coordenadas del PSOE" y ha insistido en que "todos debemos poner de nuestra parte para que la legislatura empiece".

En este sentido, durante su comparecencia Sánchez ha anunciado que el próximo lunes convocará a Pablo Casado para mantener una reunión, a pesar de que el líder del PP reiterase este miércoles su 'no' al candidato socialista. Además, ha avanzado que hará lo mismo con la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, en respuesta al encuentro que ella misma le ha pedido.

Asimismo, ha adelantado que la portavoz socialista, Adriana Lastra, se reunirá con todos los partidos con representación parlamentaria para intentar recabar apoyos. Vox y EH Bildu quedarán así incluidos en la ronda de contactos de cara a la investidura, algo que no ocurrió tras la anterior ronda de consultas.

Por otra parte, el presidente en funciones ha avanzado que él mismo llamará la próxima semana a "todos" -ha recalcado- los presidentes y presidentas autonómicos. "A partir de la próxima semana hablaré con todos los presidentes autonómicos de nuestro país", ha avanzado el líder socialista, que ha indicado que el objetivo de estas llamadas será compartir con ellos el deseo "de poder contar cuanto antes con un gobierno" que aborde los problemas de autonomías, provincias y municipios.

Se producirá así la llamada al presidente del Govern de la Generalitat, Quim Torra, que este viene reclamando a Sánchez desde hace semanas y que hasta ahora el secretario general del PSOE había evitado hacer.

Arrimadas propone la vía de los 221 escaños

En cuanto a la reunión a la que ha emplazado a los representantes del PP y Cs, su anuncio se produce después de que la portavoz de la formación naranja insistiese este miércoles en su propuesta de sumar los escaños de su partido, los del PSOE y los del PP para sacar adelante una investidura alternativa. "Insistimos en la propuesta de Ciudadanos, única y sensata, y que da estabilidad. Cualquier otra fórmula no da estabilidad", ha afirmado Arrimadas.

La previsible sucesora de Albert Rivera y líder 'de facto' de Ciudadanos ha apelado a Sánchez para que opte por "la vía de los 221 escaños por el bien de España". "Ya no podrá decir que no tiene alternativa, tiene una alternativa sensata y constitucionalista", ha insistido, para terminar asegurando que "no estamos para salvar la papeleta a un candidato en la investidura. Estamos para hacer reformas. Así que única vía factible es la de los 221 escaños".

Casado se mantiene en el 'no'

Pablo Casado, por su parte, ha ratificado que no votará a Sánchez al considerar que "no merece" su apoyo quien "ha cruzado el Rubicón" en sus negociaciones con Unidas Podemos y ERC.

"Sánchez ha cruzado el Rubicón", sentenció Casado, para quien la hoja de ruta trazada por el secretario general del PSOE para intentar formar gobierno "ya no tiene marcha atrás". "Lleva un mes intentando justificar que el que le quitaba el sueño sería vicepresidente", recalcó.

En palabras de Casado, el líder del PSOE ha tomado una decisión "libre y meditada" sin ni siquiera ponerse en contacto con el líder de la oposición. En esta tesitura, sostuvo que "si Sánchez fracasa, debe dejar paso", porque ya ha tenido varias oportunidades y ésta será "su última oportunidad".

Eso sí, Casado ratificó su disponibilidad para "dotar de estabilidad institucional a España" a través de grandes pactos de Estado con el PSOE. Entre ellos, citó los Presupuestos Generales del Estado, la aplicación de la Constitución en Cataluña, las pensiones, la despoblación o la lucha contra la violencia de género.

Iglesias, optimista de cara a un acuerdo

Por su parte, el líder de Unidas Podemos ha transmitido al rey que son "prudentes pero optimistas" sobre las negociaciones para la investidura. Aunque ha evitado ofrecer detalles sobre los contactos PSOE-Esquerra, Pablo Iglesias ha considerado que ambos partidos "se están esforzando" para alcanzar un acuerdo.

Sobre las fechas para la misma, Iglesias ha recordado que, aunque es su deseo que tenga lugar "más pronto que tarde", no depende solo de ellos que se celebre antes de final de año, lo cual, en su opinión, sería lo mejor para España. "Lo que importa es que la haya", ha recalcado, afirmando que "si tiene que ser en enero, que sea en enero".