Cerca de 200 chefs, desde profesionales de bares y tabernas a reputados cocineros con estrella Michelin, como Ramón Freixa o Paco Roncero, se han dado cita este martes a las puertas del Congreso de los Diputados. Allí han arrojado sus chaquetillas al suelo en señal de protesta, para exigir al Gobierno que cuente con ellos en el plan de desescalada y escuche sus necesidades para poder reabrir sus establecimientos.

Y es que numerosos locales aún no han podido reabrir, pese a encontrarse ya en todo el país fuera de la fase 0. Ante esta situación, el sector pide mayor diálogo con el Ejecutivo y advierte de que algunos locales podrían verse obligados a cerrar definitivamente si no se adoptan medidas. En este sentido, los chefs piden que se facilite la apertura de sus locales y que se flexibilicen los ERTE.

Uno de los cocineros que se ha manifestado este martes es Juanjo López, chef de La Tasquita de Enfrente en Madrid, que ha leído un manifiesto de protesta. En declaraciones a laSexta, ha manifestado que esta protesta no tiene "ningún sesgo político", sino que se trata de una reivindicación "a nivel profesional". "Lo que exigimos son medidas para que la hostelería no se muera", ha aseverado, indicando que la crisis del coronavirus ha afectado "sobremanera" al gremio, al imponerse el cierre obligatorio de sus locales.

"La famosa desescalada nos va a suponer que un porcentaje importante de negocios no lleguen a abrir", ha advertido, en alusión a las restricciones que siguen pesando sobre el sector en el proceso de relajación de las restricciones. Por ello, apunta López, exigen "medidas de reducción del IVA" y de flexibilización de los ERTE, además de pedir que estos se alarguen en el tiempo para que sus negocios puedan salir adelante.

"Aparte de ser un eje económico muy importante en este país, somos el tejido emocional de los españoles en la desescalada", ha aseverado el cocinero, que ha puesto en valor la solidaridad de un sector donde algunos se han volcado en repartir alimentos entre las familias más golpeadas por la pandemia. "Ahora nosotros necesitamos que el Gobierno nos ayude", ha aseverado.

El impacto del coronavirus en la hostelería

Preguntado por el impacto económico que han supuesto la crisis sanitaria y el confinamiento sobre el sector, el chef ha explicado que, en el caso de su establecimiento, este lleva tres meses cerrado "con cero ingresos, sin ningún tipo de viabilidad" y ha advertido de que aún se avecinan "meses duros" sin turismo y con las restricciones al aforo que impone la desescalada, especialmente para aquellos restaurantes que, como el suyo, carecen de terrazas, autorizadas ya a reabrir.

A las pérdidas por la falta de clientes, se suman además las pérdidas de producto producidas al decretarse el estado de alarma. "Habrá gente que les habrá pillado con las cámaras llenas", ha indicado Juanjo López, que ha agregado que actualmente "no hay ningún movimiento" y que esto a su vez afecta a sus proveedores: "Damos vida a muchos productores, a ganaderos, a agricultores, que directa o indirectamente dependen de nosotros", ha recordado.