Pablo Casado se ha reafirmado en sus acusaciones a Pedro Sánchez, sobre que prefiere "las manos manchadas de sangre que las manos pintadas de blanco", en referencia al apoyo que considera que ha buscado de EH Bildu, en su propio partido.

El líder del PP ha insistido este martes en que el Ejecutivo del PSOE busca el apoyo de EH Bildu, aunque ha añadido que lo dirá con "las palabras tan bellas o sonrientes como quieran". "No voy a sentarme a hablar con Bildu porque son unos terroristas que han matado 800 personas, y no han renegado de la violencia etarra, lo siento mucho señor Ábalos y señor Sánchez", ha replicado a las críticas recibidas tras la acusación que realizó en Barcelona.

Ha apelado a los socialistas a decir que "no quieren los votos" de EH Bildu y su líder Arnaldo Otegi y les ha recriminado que aplican "caña al mono" contra el PP, ya que son "tremendamente fuertes" contra quienes defienden la Constitución y "tremendamente débiles" ante quienes pretenden romper España.

Sus palabras han encontrado el respaldo de su partido. Su número 2 al Congreso por Madrid, Adolfo Suárez Illana, dice que fue "extremadamente suave si tenemos en cuenta las barbaridades que han cometido los bilduetarras, especialmente por Otegi". Ha añadido que él es una "persona moderada, templada" y que no ha que tener "complejo ninguno" a la hora de calificar "los asesinatos, las vidas destrozadas por esta gente que, además, no se han arrepentido e intentan sacar tajada política hoy de lo que cometieron con las armas".

"Sinceramente me parece muy suave para lo que esta gente merece", ha concluido. Suárez Illana también ha dicho que "nunca" le daría su voto a Sánchez, aunque necesitase apoyos para no pactar con los de Podemos o los independentistas. "No porque le tenga una manía especial. Miro lo que ha hecho y no me gusta nada", ha explicado.

También la ex presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha opinado sobre la "metáfora", ha dicho, que son las palabras de Casado y ha afirmado que Otegi "tiene las manos manchadas de sangre. Es convicto y confeso".

El Partido Popular, en su cuenta de Twitter, este martes ha colgado un vídeo con imágenes donde se ve al ex líder de Batasuna negándose a condenar el asesinato del concejal del PP Miguel Ángel Blanco en 1997.

 

Casado dijo además que el líder del PSOE está promoviendo un "proyecto de ingeniería social", que sus "amigos" son "los golpistas" y "los terroristas" y que en consecuencia se trata de un "peligro público" para España.

Sus palabras han sido contestadas por el secretario de Organización socialista, José Luis Ábalos. Ha dicho que el terrorismo no debe usarse como arma entre partidos que lo han combatido, "pero si encima se hace campaña, es lamentable. No sé a dónde quiere llegar ni a quién beneficia".

También la ex presidenta andaluza Susana Díaz se ha referido a ello y ha calificado de "salvajada" lo dicho por Casado. Cree que este tipo de declaraciones "no deberían tener cabida" en la campaña electoral y son un "síntoma de desesperación" y de que "muy mal le tiene que ir" al PP.