El Ministerio de Sanidad ha anunciado la compra de una partida extraordinaria de cinco millones de vacunas contra la gripe de cara a una posible nueva oleada de coronavirus en otoño.

En concreto, estas dosis extra -complementarias a las adquiridas por las comunidades autónomas- se destinarán a reforzar la campaña de vacunación, en especial entre los profesionales sanitarios, las personas mayores y otros grupos de riesgo.

Así lo ha anunciado el titular del ramo, Salvador Illa, ante la Comisión de Sanidad del Senado, donde este martes ha avanzado también que el Gobierno aprobará "en breve" un plan de preparación y respuesta ante el Covid, que incluirá "una reserva estratégica y producción nacional de materiales críticos".

Precisamente, una de las medidas para reducir el impacto de esa potencial segunda ola es el citado aumento de la campaña de vacunación de la gripe para evitar que ambas enfermedades coincidan en el tiempo y no someter a más tensión al sistema sanitario. "La idea es que las dos enfermedades no coincidan", ha explicado el ministro.

Además, según ha detallado, el plan incorporará también "planes de contingencia para reactivar de forma rápida los recursos sanitarios replegados", así como "una guía con criterios epidemiológicos para el control de brotes y una posible segunda ola".

Durante su comparecencia en la Cámara Alta, Illa ha abogado por potenciar la Atención Primaria, nivel asistencial al que ha atribuido "que la gran mayoría de pacientes se recuperara en su domicilio" y haber "reducido el impacto en los hospitales". En este sentido, ha incidido en que también en la desescalada "ha sido y es esencial para diagnóstico precoz y posibles brotes que puedan surgir".

Asimismo, el ministro de Sanidad ha señalado la necesidad de "reforzar la coordinación sociosanitaria", indicando que "el virus ha impactado más en personas con enfermedades crónicas, especialmente en las residencias" de mayores.