El PSOE no se plantea un gobierno con presencia de Unidas Podemos, aunque ante la pregunta de si Pedro Sánchez se presentaría como candidato a la investidura si logra el apoyo de Iglesias aunque no haya acuerdo programático, la respuesta es contundente: nunca va a rechazar un ofrecimiento del rey.

"Si no tiene los apoyos previos, no aceptará ese encargo", ha matizado al respecto la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo.

Los socialistas señalan que el día determinante será el próximo martes 17 de septiembre, cuando está previsto que se celebre la segunda jornada de la ronda de consultas convocada por el rey. Ese día, dicen, Iglesias tendrá que explicitar definitivamente su posición y si estaría dispuesto a apoyar o no al líder socialista como candidato. Solo de él, mantienen en el PSOE, depende que haya elecciones.

La reunión de Iglesias con el rey podría producirse el lunes por la tarde o el martes por la mañana.

Desde Moncloa descargan así toda la responsabilidad de una repetición electoral sobre el líder de Podemos, desde la formación morada insisten en que la posibilidad de comunicarle una investidura "gratis" al rey la próxima semana no está sobre la mesa.

"Eso no está en la agenda. Si alguien quiere conseguir algo de otro, tiene que hacerle una oferta que sea aceptable para ese otro", ha manifestado al respecto el portavoz de Equo, Juan José López Uralde.

Pablo Iglesias, este jueves en Twitter, insistía en su objetivo de formar un gobierno de coalición y reprochaba al Círculo de empresarios que prefieran la repetición electoral a que Podemos esté en el Gobierno.

Una postura que la ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, también dice no entender. "Me extraña un poco que desde el punto de vista empresarial pueda ser interesante una nueva elección después de estar tantos años en una situación de incertidumbre", ha asegurado.

 

Tras ver este tuit, en Moncloa se preguntan para qué quiere Iglesias una reunión con Sánchez si, dicen, va a seguir siendo "tan inflexible" con respecto a entrar en el Gobierno. No obstante, el ministro de Fomento en funciones y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, que "hay que ser optimistas".

Así las cosas, si Podemos se mueve y da el sí a Sánchez, habría dos opciones para celebrar el debate de investidura: que empiece el 19, el 20 sea la primera votación y el 22 la segunda; o bien que empiece el 20, la primera votación se celebre el 21 y el 23 la segunda, coincidiendo con la fecha límite para que Sánchez sea investido antes de convocar elecciones.

La sombra de las elecciones

Sin embargo, lo cierto es que, a falta de apenas unos días para ese plazo límite para evitar nuevas elecciones, ambos partidos ven prácticamente inevitable la repetición electoral.

Tras el encontronazo entre Sánchez e Iglesias en la sesión de control en el Congreso, la impresión reinante en la formación morada es que la situación de las negociaciones ya no es reconducible, aunque hay quien habla de una última bala de Iglesias: la llamada que supuestamente hará al presidente en funciones este mismo jueves en un último intento de alcanzar un pacto.

Iglesias dijo en el Congreso que llamaría a Pedro Sánchez para emplazarle a una nueva reunión.

Entretanto, en las filas socialistas no creen que un encuentro entre Sánchez e Iglesias como el que pide el líder de Podemos sirva para desbloquear la situación. Tal reunión, sostienen, no hará desistir a Iglesias de su idea de un gobierno de coalición. Si llama se le atenderá, dicen en Moncloa, donde sin embargo no ven factible que se produzca una reunión entre ambos líderes.

En cualquier, caso, la semana que viene sabremos definitivamente si habrá nuevas elecciones o no. El rey se reunirá con los partidos el lunes y el martes (16 y 17 de septiembre) y si Sánchez no tiene los apoyos, volveríamos a las urnas.