Los líderes regionales socialistas están siendo muy críticos con los pasos de Ferraz para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado. Insisten en que EH Bildu no debería estar en las negociaciones y consideran que es Podemos el que está marcando el ritmo al PSOE.

Es el caso del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que considera que "lo de Bildu no tiene pase porque no está en un proceso de normalización ni ha hecho un proceso de reconciliación", haciendo referencia a las declaraciones en las que Ábalos habló de "normalización democrática".

Y es que el ministro de Transportes y secretario de Organización del PSOE dijo este jueves que "con la mentalidad de algunos, la transición hubiese sido imposible hoy", en respuesta a las críticas de la oposición y de algunos presidentes autonómicos a la negociación con EH Bildu.

El presupuesto es perfectamente homologable, el problema es que el peaje que hay que pagar es doloroso"

Pero el presidente castellanomangecho no comparte esta reflexión. Considera que es Podemos quien "está marcando la agenda del PSOE" y le está "arrastrando a una esquina del tablero político" tras sus negociaciones con la formación vasca para que esta apoye las cuentas del Estado.

"El presupuesto es un documento perfectamente homologable en la dinámica socialdemócrata del PSOE. El problema es que el peaje que hay que pagar para sacarlo adelante es doloroso", ha señalado en declaraciones a la 'Cadena Ser', haciendo referencia a las negociaciones que está llevando a cabo el Ejecutivo.

Tampoco cree que Esquerra Republicana sea la opción adecuada para negociar las cuentas porque, a su juicio, el independentismo no puede ser de izquierdas porque tiene un "pensamiento de unidad" y solo quiere "conseguir privilegios". Considera que el Gobierno sí debería "hablar con Ciudadanos" y recuerda que "hace un año y medio esto hubiera sido posible".

En la misma línea se ha pronunciado la líder socialista en Andalucía, Susana Díaz, que ha asegurado que no comparte nada con Bildu y espera que "pidan perdón a los españoles". "Siempre he pensado igual, no comparto absolutamente nada ni con Bildu ni con Otegi y lo único que espero de ese partido es que pidan perdón a los españoles por el daño que le hicieron a este país", ha sentenciado.