El primer viaje del AVE que unirá las ciudades de Madrid y Castellón no se puede considerar un éxito. El viaje inaugural, en el que iban Rajoy e Íñigo Pérez de la Serna, llegó sin problemas a Valencia.

Sin embargo, fue en el tramo de Valencia a Castellón, que es el que se inauguraba, cuando han aparecido los problemas. El AVE tuvo que parar en Sagunto con la excusa de que tenían que pasar por las vías cercanas los cercanías, en una situación que podría convertirse en común hasta 2020.

En total, el trayecto entre Valencia y Castellón duró una hora y 20 minutos cuando su duración debería ser de la mitad, es decir, 40 minutos.

Al inicio de su viaje en Madrid, el ministro de Fomento, en un mensaje en su cuenta de Twitter, ha destacado la trascendencia de esta inauguración. "Hoy es un día importante para España porque, con la puesta en marcha del tramo Valencia-Castellón, continuamos avanzando en la apuesta firme del Gobierno de Mariano Rajoy por el Corredor Mediterráneo", ha escrito De la Serna.

 

Sin embargo, tanto desde el Gobierno de la Comunidad Valenciana como desde los partidos que lo conforman se han vertido en los últimos días críticas con ocasión de esta puesta en marcha. Así, el director general de Obras Públicas, Transporte y Movilidad del Gobierno valenciano, Carlos Domingo, ha asegurado que el AVE a Castellón "llega tarde y mal después de muchos incumplimientos y de perjudicar al servicio de Cercanías".

Ha considerado esta infraestructura una muestra más de la "evidente falta de interés e improvisación del Gobierno en la Comunidad Valenciana" y ha lamentado que el AVE no gane mucho respecto a los anteriores Alvia porque tienen que circular prácticamente como los trenes de Cercanías en este tramo.

Los socialistas han criticado también el "incumplimiento" del Gobierno con la alta velocidad porque tardará más que el tiempo prometido inicialmente, y Compromís ha decidido no acudir a esta inauguración porque considera que a Castellón "no llega la alta velocidad" sino "la enésima chapuza del Gobierno" en la Comunidad Valenciana.

Frente a ello, la presidenta del Partido Popular de la Comunidad Valenciana, Isabel Bonig, ha afirmado que la llegada del AVE a Castellón "es una realidad gracias al Gobierno del PP" y ha lamentado las "pataletas" de Compromís.