Juanma Moreno, presidente de la Junta de Andalucía, ha planteado la posibilidad de abrir las playas, así como los hoteles y restaurantes de la región este verano siguiendo las condiciones de seguridad y de higiene necesarias.

"Están dispuestos a certificar sus locales con una limpieza, no sólo en desinfección, sino una limpieza microbiológica a través del ozono en hoteles y restaurantes; están dispuestos a certificarlo de manera diaria, lo que es una garantía para el usuario", ha explicado en una entrevista en 'Telecinco'.

Moreno cree que con controles de aforo y desinfecciones se pueden abrir los establecimientos

Además, ha indicado, para garantizar las condiciones de seguridad se pueden hacer controles "de temperatura, ampliar los espacios para mantener el distanciamiento social y establecer controles con vigilantes", considerando que con "este compromiso, se podría abrir de manera progresiva".

Y es que, la pandemia de coronavirus y las medidas restrictivas para frenarla están golpeando de lleno al tercer sector. En este sentido, Juanma Moreno ha destacado que el no tener actividad turística este verano puede suponer una pérdida de 15.000 millones de euros para Andalucía, que el pasado año recibió 32 millones de visitantes.

"Queremos saber, al igual que otras comunidades turísticas, si hay datos que avalen que no podemos retomar la actividad turística hasta finales de año. Sería un colapso económico y una catástrofe en términos económicos y sociales para gran parte de España, que es una potencia turística", ha señalado al respecto.

"Algunas provincias pueden empezar el desconfinamiento"

El presidente de la Junta de Andalucía no solo ha dejado sobre la mesa la posibilidad de abrir las playas este verano, sino que ha ido más allá, proponiendo que su región sea la primera en acogerse a las medidas de la desescalada para ir, de manera progresiva, acabando con el confinamiento, decretado el pasado 14 de marzo para todo el país.

En este sentido, ha explicado que "Andalucía es la comunidad española más poblada", pero el impacto "de la pandemia ha sido menor, con menos del 5% de mortalidad". Así, ha insistido en que se encuentran "por debajo de la media de España, incluso, de países de nuestro entorno europeo".

Debido a este nivel de incidencia, considera que su comunidad debería ser la primera en aplicar la desescalada, en provincias como Huelva o Almería, "donde la incidencia ha sido menor que en la propia comunidad". "Creo que reúnen las condiciones para que se pueda, de manera progresiva y con garantías, activar la libertad de movimiento y la actividad económica", ha destacado.

Unas medidas que se podrían aplicar, a su parecer, controlando "los accesos por carretera y ferrocarril" para evitar los intercambios entre provincias o municipios. Considera que esto puede servir de experimento, para "observar nuevos obstáculos y desechar posibles errores".