Los profesionales sanitarios que siguen salvando vidas cada día piden ayuda para poder seguir haciendo su trabajo. El personal del SUMMA denuncia que el material que han recibido para trabajar es de pésima calidad. "Nada más abrirlo ya viene roto en una de las partes. El material no es ni una bolsa de basura, es mucho más fino", ha apuntado una de las sanitarias.

Un finísimo plástico que se rompe, tal y como muestran en el vídeo que acompaña estas líneas, nada más meter el dedo. Insisten en que para cerrarlo por completo, como debería estar, tendrían que usar esparadrapo, pero ni siquiera tienen posibilidad de ponerlo porque se rompe antes.

"Yo creo que estos equipos carenen de la seguridad mínima para ejercer esta profesión", denuncian en la grabación. Y es que son precisamente estos sanitarios los que se desplazan a los domicilios de las personas con síntomas de coronavirus para realizarles las pruebas y hacerlo con este material, dicen, es una temeridad.

Hoy son ya 5.400 profesionales sanitarios contagiados, 1.490 más que ayer y los trabajadores aseguran que los contagios seguirán creciendo si equipos más seguros siguen sin llegar.

El director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha reconocido que "no hay disponibilidad global fácil para estos equipos": "El acceso a los equipos de protección personal puede ser crítico en algunos puntos".

Los sanitarios denuncian que esta falta de protección les impide entrar a habitaciones de pacientes contagiados e insisten en que hay cambios de protocolo en función del material que quede en el hospital.

"Ya de repente no te hace falta la mascarilla FPP2, con la quirúrgica puedes entrar. Eso no se puede consentir, nos sentimos desprotegidos", ha denunciado un enfermero de Urgencias de la Comunidad de Madrid.

Hospitales a los que se incorporan camas de hotel para aprovechar las habitaciones. Habitáculos en los que se acumulan hasta tres camas "sin ducha y sin luz", según afirma una enfermera de Urgencias de la Comunidad de Madrid, que afirma que es una situación "tercermundista".

Además, los trabajadores se quejan de que los hospitales empiezan a acumular basura por falta de personal de limpieza que también se está contagiando, dicen, por tener que trabajar con estos pseudo-equipos de protección.