"No sabemos nada". Es la incertidumbre que invade a Belén Sánchez, internista en el 12 de Octubre, ante su inminente traslado forzoso al nuevo hospital de pandemias de Isabel Díaz Ayuso. "No sabemos cuándo vamos a tener que ir, ni hasta cuándo va a ser, ni las condiciones del trabajo, las características de las guardias, si se respetan las vacaciones...", enumera la sanitaria.

Como ella, cientos de profesionales de hospitales públicos madrileños se verán obligados a dejar sus puestos para dotar de personal al Isabel Zendal, inaugurado el pasado 1 de diciembre sin médicos. Aunque el Ejecutivo regional había indicado que esta semana se recibiría a los primeros pacientes, de momento "no hay actividad" en el nuevo hospital, según el sindicato médico AMYTS, que apunta que por ahora "no ha ido nadie".

La Comunidad ha optado por los traslados forzosos después de que solo lograse reclutar a un centenar de voluntarios para cubrir los 669 puestos necesarios para poner en marcha su primer pabellón. A Belén y cinco de sus compañeros se les comunicó hace unos días que están entre los seleccionados. Los huecos que dejarán en el 12 de Octubre, sin embargo, "se quedan sin cubrir". "Tendrán que cubrir nuestro trabajo los compañeros que se quedan en el hospital", advierte la facultativa.

El consejero Enrique Ruiz Escudero, no obstante, sostiene que "no se está desmantelando el resto de hospitales" de la región. Así lo ha mantenido este miércoles en 'Antena 3', donde ha defendido que "se está haciendo el traslado de la actividad COVID" al nuevo centro. Un argumento que no convence a Belén. "Los números no salen", asevera la médica, señalando que "la disponibilidad de camas en el Zendal es imposible que abarque a todos los pacientes que requieren Cuidados Intensivos en la Comunidad de Madrid".

Aunque el titular autonómico de Sanidad insiste en que el personal sale de los "11.364 contratos COVID" realizados para hacer frente a la pandemia, Belén afirma que hasta un 80% de los contratos de este tipo en su hospital en realidad son "una concatenación de contratos temporales" de profesionales que los "llevan arrastrando durante años y que en realidad forman parte de la plantilla estructural". "Se les va a quitar de este hospital, con la consecuente sobrecarga de los compañeros que se quedan", asevera.

Decenas de traslados forzosos

En Comisiones Obreras tienen constancia de al menos 297 sanitarios de 14 hospitales públicos madrileños cuyo traslado al Zendal ha solicitado la Consejería. El 12 de Octubre es precisamente aquel del que saldrán más sanitarios para atender el nuevo hospital de Ayuso: medio centenar, según datos de AMYTS.

Raúl Martínez, internista también en este hospital, se encuentre en una situación parecida a la de Belén: en su caso, es 'suplente' por si alguno de sus compañeros seleccionados finalmente no puede ir, por ejemplo, si no se les renueva el contrato. "Lo más seguro es que me toque ir al Zendal de forma forzosa, sin haberlo solicitado y a 35 kilómetros de mi casa", lamenta.

Su situación, explica a laSexta, es de "precariedad y vulnerabilidad total". "Este año llevo firmados cuatro contratos", relata, reprochando que, a la espera de saber si se les traslada o no, los profesionales no pueden organizar su actividad asistencial, pero tampoco su vida personal. "Nos sentimos totalmente vulnerables, desprotegidos y un poco cansados ya del trato por parte de las Administraciones", sentencia.

Un hospital inaugurado sin médicos

Aún sin fecha concreta para la llegada de estos profesionales, la propia Ayuso ha señalado este mismo miércoles que los primeros pacientes comenzarán a llegar al Isabel Zendal "a finales de esta semana". La presidenta madrileña se ha defendido de las críticas en una entrevista en 'Telecinco', donde ha sostenido que el hospital de pandemias, su medida estrella frente al coronavirus, "tiene una campaña en contra".

Por su parte, el vicepresidente Ignacio Aguado se ha limitado a señalar en rueda de prensa que la entrada de personal y pacientes es "inminente", pero ha evitado dar más detalles, remitiendo a las explicaciones de la Consejería de Sanidad.