El antiviral remdesivir está siendo estudiado para comprobar si es efectivo en pacientes con COVID-19. Sin embargo, varios ensayos clínicos han dado resultados dispares y la verdadera eficacia del fármaco sigue sin estar clara.

Un ensayo desarrollado en los hospitales de Wuhan, China, y publicado por 'The Lancet', sugiere que "no está asociado con beneficios clínicos significativos". Por el contrario, la biotecnología Gilead Sciences, fabricante de remdesivir, ha comunicado que otro ensayo del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos ha resultado exitoso en una primera prueba con el remdesivir como posible tratamiento contra el coronavirus.

"Este estudio proporcionará información acerca de si un tratamiento más breve, de cinco días de duración, puede tener una eficacia y seguridad similares al tratamiento de diez días en la prueba de NIAID y otras en curso", ha indicado la farmacéutica, antes de dar a conocer cómo se ha realizado el estudio.

Según la publicación de 'The Lancet', el estudio chino se desarrolló del 6 al 12 marzo, con 237 mayores de edad. El ensayo no mostró "diferencias estadísticas significativas" en el tiempo de mejora clínica: 21 días de media para los del medicamento, frente a 23 con el placebo.

Tampoco hubo mejoras en la mortalidad: durante los 28 días del estudio fue "similar", 14% de los pacientes con remdesivir y 13% del placebo. Por ello, concluye que aunque "es seguro y se tolera de manera adecuada, remdesivir no produjo beneficios significativos frente a un placebo".

No obstante, el ensayo no pudo hacerse en todos los enfermos previstos, por lo que no se pudo evaluar "adecuadamente" si el tratamiento más temprano con remdesivir, o con dósis más altas "podrían ser más eficaces en los casos de enfermedad grave". Por ello, instan a desarrollar más ensayos clínicos para "entender mejor si remdesivir puede proporcionar beneficios clínicos significativos".

Fue desarrollado para luchar contra el ébola

Este antiviral se desarrolló originalmente contra el ébola y actúa atacando la proteína que permite al virus copiar su genoma. En los estudios en laboratorio "se ha mostrado efica" bloqueando la replicación del SARS-Cov-2 in vitro, además tiene actividad contra infecciones por coronavirus como el SARS o el MERS o la COVID-19 en estudios con animales.

Ante la falta de un tratamiento conocido para la COVID-19, remdesivir está entre los fármacos experimentales que se están sometiendo a pruebas clínicas en todo el mundo.

Hasta ahora, solo está disponible para enfermos de coronavirus para uso compasivo, es decir se emplea un medicamento no aprobado para una enfermedad cuando no hay otro tratamiento disponible.