El presidente catalán, Quim Torra, ha decidido colgar una nueva pancarta en el balcón del Palau de la Generalitat, con el lema "Libertad de opinión y expresión. Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos".

La pancarta ha sido colgada por personal del Palau de la Generalitat, después de que dos operarios retiraran otra a favor de "presos políticos y exiliados", con un lazo blanco y una franja roja.

Esta operación se ha realizado, según fuentes del Govern, después de que agentes de los Mossos d'Esquadra acudieran a Palau a notificar que había una orden de la Junta Electoral Central (JEC) para retirar los símbolos soberanistas de los edificios públicos de la administración catalana.

En el resto de edificios de los departamentos de la Generalitat se ha ido retirando esta simbología sin necesidad de que intervinieran los Mossos.

En paralelo, en un comunicado hecho público cuando se retiraba la pancarta de Palau, Torra ha anunciado su propósito de presentar un recurso contencioso administrativo contra la decisión de la JEC pidiendo la suspensión "inmediata" de sus acuerdos.

Fuentes de la Generalitat han precisado que el recurso se presentará ante el Tribunal Supremo y que en él se urgirán medidas cautelares para paralizar el efecto de las resoluciones de la JEC.

Además, Torra presentará una querella contra la JEC por presunta prevaricación. Mientras tanto, la fiscal general del Estado, María José Segarra, ha ordenado a la Fiscalía de Cataluña que, una vez que tenga conocimiento de todas las actuaciones, interponga una querella contra Torra por ignorar los requerimientos de la JEC.