Las exhumaciones e identificaciones de víctimas de la Guerra Civil y de la dictadura sepultadas en la cripta del Valle de los Caídos, y que han sido reclamadas por sus familias, comenzarán "próximamente" después de que el Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial haya emitido la licencia de obras.

Así lo ha avanzado en un mensaje su cuenta de Twitter la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, que ha destacado que es "de justicia" que estás víctimas "puedan recuperar su dignidad".

 

El pasado mes de marzo, el Gobierno dio luz verde a una subvención de 665.000 euros para llevar a cabo los procesos de exhumación e identificación de los restos del Valle de los Caídos. Subvención que, tal y como indicó el Ejecutivo, va dirigida a la fundación Santa Cruz del Valle de los Caídos, que ha supuesto el salvoconducto jurídico para que el Ejecutivo pueda finalizar unos trámites que comenzaron hace años.

En esta línea, según indicaba la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, supondría una medida "imprescindible" para las familias. De este modo, el dinero se entregará formalmente a la entidad, aun a pesar de que la ley de memoria histórica ya contempla su desaparición por sus vínculos franquistas.

En concreto, se exhumarán los restos de unas 60 personas, entre ellos los hermanos Lapeña, cuyo proceso de retirada del valle está aprobado por la justicia desde hace un lustro. Según el censo del Ministerio de Justicia, en el Valle de los Caídos yacen los restos de 33.833 personas —casi la mitad sin identificar— de ambos bandos de la Guerra Civil, que fueron llevados allí entre 1959 y 1983 desde fosas y cementerios de todo el país.