Este jueves 10 de diciembre se cumplía el plazo dado por la jueza para que la Familia Franco entregara el Pazo de Meirás a la abogada del Estado y el nieto del dictador, Francis Franco, ha detallado cómo ha sido el último día como propietarios de las Torres: retirando la ropa interior y "despidiendo a los criados".

"Si hay que entregarlo porque lo ha dicho la jueza, pues se entrega. El viernes nos dijeron que no nos prorrogaban el plazo ni nos iban a dejar retirar nada. Parece que sí nos iban a dejar retirar la ropa interior", ha dicho el nieto de Francisco Franco en declaraciones a Antena 3.

Su último día fue este miércoles, cuando acudieron a dejar las llaves que hoy recibirá la abogada general del Estado: "Ya fue ayer para despedir a los criados que teníamos allí, había un matrimonio, y para hacer la entrega en el juzgado", ha relatado.

"Al circo no nos vamos a prestar", ha aseverado Francis Franco. La familia no estará hoy presente en la entrega simbólica de las llaves a la representante del Estado y los inspectores de la Xunta que han ido a comprobar el inventario de bienes públicos. Sí estará un representante legal de la familia.

Protestas en el Pazo

Decenas de manifestantes se han concentrado este jueves en las inmediaciones del Pazo de Meirás reclamando que los Franco "devuelvan lo robado": "El pazo es del pueblo, franquismo nunca más", han exclamado en gallego los asistentes a la protesta, militantes del BNG, con letras clavadas en el césped de las Torres de las Meirás reclamando la propiedad popular.

A la entrega le han precedido numerosas protestas de entidades sociales y organizaciones políticas en demanda de una devolución calificada de "histórica" y de escritos judiciales de una parte y de la otra desde que el pasado 2 de septiembre el juzgado coruñés estimó la demanda interpuesta por el Estado y lo declaró propietario del Pazo de Meirás.

Aún así, los Franco se han opuesto a la realización de un inventario de los bienes, pedido por el Estado y acordado por la jueza, además de plantear un aplazamiento de la fecha de entrega del pazo, después de publicarse en medios de comunicación que iban a trasladar los citados bienes.

Los Franco solo podrán retirar aquellos de "estricto uso personal" o los que no comprometan los posibles "usos definitivos" del pazo, declarado Bien de Interés Cultural (BIC), en el año 2008 y cuyas visitas gestionaba hasta ahora la Fundación Francisco Franco. Los guardeses, a su vez, tendrán de plazo hasta el 15 de enero para dejar la casa que habitan.

La entrega se produce en la misma semana en la que se ha conocido el inventario de bienes realizado por técnicos de la Xunta y de Patrimonio Nacional, un total de 697 recogidos en el informe elaborado por los representantes de la Consellería de Cultura, de ellos 81 en el exterior y 616 en el interior del pazo.

En ellos hay desde las estatuas del Mestre Mateo hasta retablos de la Virgen, cuadros de Pardo Bazán o del propio dictador y su mujer Carmen Polo hasta mobiliario de la familia real, según recoge, a su vez, en su informe, Patrimonio Nacional.