Greta Thunberg ya ha desembarcado en Lisboa, desde donde partirá hacia Madrid para asistir a la Cumbre del Clima, que comenzó ayer en Ifema y terminará el próximo 13 de diciembre.

La joven activista en su llegada a la capital portuguesa | laSexta.com

Así lo ha compartido en sus redes sociales, donde ha publicado una foto en la que anunciaba que ya se encontraba en la capital portuguesa.

 

La activista sueca ha llegado con viento a favor a las costas de Portugal, donde ha atracado en el muelle de San Amaro en Lisboa. La joven venía a bordo del catamarán en el que ha viajado desde Salt Ponds, en Virginia (Estados Unidos) durante casi 21 días de navegación.

El catamarán en el que viaja Thunberg llega a Lisboa | laSexta.com

Recibida entre aplausos

A su llegada a la capital portuguesa le han recibido unos 300 jóvenes y activistas para darle la bienvenida, entre ellos, representantes de la organización Extinction Rebellion. Desde Lisboa, Greta va a ofrecer una rueda de prensa antes de marchar hacia Madrid.

Miembros de Extinction Rebellion reciben a Greta en Lisboa | laSexta.com

Desde la agrupación de Fridays For Future (FFF) de Portugal, también han querido mostrar su apoyo a la activista sueca, y han aprovechado para recordar la importancia de la lucha en relación a la emergencia climática "porque necesitamos un cambio de sistema, no un cambio climático".

"Greta, gracias por haber inspirado a la juventud. Gracias por ser radical en tu discurso. Gracias por enseñar a los políticos y a las corporaciones que ya no vamos a aceptar el caos climático que han provocado. Greta, no pares, porque juntos vamos a cambiar el sistema y demandar justicia climática para todos", ha afirmado Beatriz, representante de FFF.

El discurso de Greta en Lisboa

Greta ha comenzado su discurso agradeciendo la presencia de todos los que se han acercado a recibirles, así como el trabajo de la tripulación del catamarán.

"Estoy muy agradecida por haber podido hacer este viaje y por haber vivido esta experiencia. Me siento muy afortunada de estar aquí en Lisboa. Tras un viaje así, estando aislada en un espacio reducido durante tres semanas, con tan pocas cosas que hacer, desconectas de todo y de todos. Es muy abrumador, pero sienta bien estar de vuelta en casa, en Europa", ha expresado.

Thunberg ha mandado un mensaje a todos aquellos que han criticado tanto su mensaje como el movimiento.

"Ni yo, ni el resto de activistas, vamos a parar. Vamos a continuar haciendo todo lo que podamos, viajando y poniendo presión sobre la gente poderosa para asegurarnos de que ellos ponen este problema como prioridad", ha afirmado.

"Iremos al COP25 en Madrid para asegurarnos de que las voces de la gente, de las futuras generaciones, se escuchan, especialmente las del hemisferio sur", ha añadido entre aplausos.

La joven sueca ha recordado en Lisboa las claves de su mensaje, la razón por la que está ahí. "Nos enfrentamos a una emergencia global y necesitamos hacer todo lo que podamos, trabajando juntos para asegurarnos de que protegemos las condiciones de vida futuras para la humanidad", ha declarado.

"Luchamos no solo por nosotros, sino por nuestros hijos y nietos, por cada ser vivo en la Tierra. Todo el mundo tiene que hacer todo lo que pueda para asegurarse de que está en el lado correcto de la historia. Porque para cambiar todo, necesitamos a todos", ha insistido.

Greta se ha dirigido a todos lo que pudieran estar viéndola para pedirles que se unan a la lucha: "Espero que todos vosotros os volváis activos y empecéis a luchar por vuestro futuro, también".

La joven, preguntada por si iba a presentar algún plan concreto a los asistentes a la Cumbre, ha destacado que su prioridad es que "escuchen a los científicos y los expertos".

"No debería ser responsabilidad o trabajo de niños y adolescentes proponer planes para asegurar nuestras condiciones de vida futuras", ha señalado.

Respecto a su viaje en catamarán, la activista ha apuntado que ella no ha usado este medio de transporte "para que todo el mundo lo haga", sino para "enviar un mensaje de que es imposible vivir de forma sostenible hoy en día".

"Esto tiene que cambiar, tiene que ser mucho más sencillo. Por supuesto hay alternativas que son más sostenibles, pero yo no le estoy diciendo a la gente cómo tiene que viajar", ha declarado.

"Podemos decir con certeza que ningún país está haciendo suficiente, y que tenemos que hacer mucho más de lo que estamos haciendo ahora", ha insistido Thunberg.

Respecto a qué mensaje desea mandar a estas futuras generaciones por las que lucha el movimiento FFF, Greta ha señalado que cree "que la gente está infravalorando la fuerza de los niños enfadados".

"Estamos enfadados, estamos frustrados, y es por una buena razón. Si quieren que dejemos de estar enfadados quizá deberían parar de enfadarnos", ha recalcado.

Greta se ha dirigido, también, a los que puedan pensar que los "poderosos" harán oídos sordos a su movimiento: "Puede que sepamos qué va a pasar, pero eso no significa que no tengamos que hacer todo lo que podamos".

Greta en la Cumbre

Tras pasar unos días en Portugal, la joven activista viajará hasta Madrid en tren, donde participará en la manifestación del el próximo 6 de diciembre para reclamar urgencia y ambición climática.

La joven activista intervendrá ante el pleno de los líderes mundiales que participarán en la XXV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático de la ONU (COP25) que se celebrará en Madrid del 2 al 13 de diciembre, durante lo que se conoce como segmento de alto nivel, según han informado fuentes de Naciones Unidas.

En este sentido, Thunberg se dirigirá a los representantes de delegaciones de cerca de 200 países que participarán en la COP25 durante el tramo final de la misma, a partir del día 10 de diciembre, que son, precisamente las jornadas en las que se intensificarán las negociaciones, dirigidas este año a terminar con los últimos cabos sueltos para poder implantar en 2020 el Acuerdo del Clima que se adoptó en París en 2015.