Greta Thunberg se lanzó al mar en un catamarán para asistir a la Cumbre del Clima, que tiene lugar entre el 2 y el 13 de diciembre en Madrid, tras suspenderse su celebración en Chile por la situación que vive este país.

Como ya ha hecho en otras ocasiones, la joven activista optó por no utilizar el avión por la alta cantidad de gases contaminantes que genera y el pasado 13 de noviembre emprendió su viaje en barco desde Virginia, en Estados Unidos.

Hasta allí llegó a principios de septiembre en el 'Malizia', el barco ecológico del príncipe monegasco Pierre Casiraghi, para asistir a la Cumbre de Acción Climática que tuvo lugar el 23 de septiembre.

Su plan inicial era viajar por el continente americano llevando su mensaje de emergencia climática hasta llegar a Santiago de Chile, donde estaba prevista la celebración de la COP25.

El 14 de noviembre, su segundo día de travesía, publicó en Twitter que "la poca profundidad del agua" dificultó la navegación, pero horas más tarde recuperaron la normalidad. El 17 de noviembre, señaló en redes sociales que se encontraba "cerca de Las Bermudas" y que se encontraba "muy cómoda a bordo" de este barco.

Según ha explicado en su perfil de Twitter, Thunberg prevé llegar a Lisboa el martes 3 de diciembre. "¡Estamos acelerando hacia Europa! La hora estimada de llegada en este momento es el martes por la mañana. Llegaremos a Doca de Alcantara, Lisboa. ¡Espero veros allí!", ha asegurado.

 

La joven activista intervendrá ante el pleno de los líderes mundiales que participarán en la XXV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático de la ONU (COP25) que se celebrará en Madrid del 2 al 13 de diciembre, durante lo que se conoce como segmento de alto nivel, según ha informado Naciones Unidas.

Thunberg, así como los youtubers australianos que la acompañan, Riley Whitelum y Elayna Carausu, está informando, a través de redes sociales, del estado de su travesía, así como de las dificultades que va encontrando por el camino.