Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) han acordado este miércoles preparar nuevas sanciones contra Rusia, que se concretarán tan pronto como sea posible, según ha anunciado el jefe de la diplomacia comunitaria, Josep Borrell.

Según ha adelantado Borrell, este nuevo paquete de sanciones afectará a nuevos sectores de la economía rusa, incluido el tecnológico, e incluirá a nuevos individuos, pero aún no se ha cerrado.

Los ministros de Exteriores, reunidos de urgencia en Nueva York, se han comprometido además a seguir facilitando armamento a Kiev durante el tiempo que haga falta en una declaración adoptada por consenso.

La cita fue convocada ayer mismo en los márgenes de la Asamblea General de la ONU, después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, decretase la movilización parcial de 300.000 reservistas y amenazase con usar todo su arsenal, incluido el nuclear.

"Está claro que Putin está tratando de destruir Ucrania, está tratando de destruir todo el país por distintos medios", ha señalado Borrell en una rueda de prensa al término del encuentro.

El diplomático español ha considerado que los últimos movimientos de Moscú buscan minar el apoyo que Ucrania está recibiendo de sus aliados y amenazan la paz y la seguridad internacional "a una escala sin precedentes".

"Pero esto no va a romper nuestra unidad para respaldar a Ucrania ni nuestro amplio apoyo a la capacidad de Ucrania para defender su integridad territorial y soberanía el tiempo que haga falta", ha insistido.

Sobre las nuevas sanciones, Borrell ha explicado que lo que hoy se cerró fue un acuerdo político, dado el carácter informal de la reunión, y que serán necesarias decisiones formales para concretarlas y hacerlas efectivas.

En la declaración que han aprobado en las últimas horas, los ministros europeos de Exteriores han condenado además los planes para organizar referendos de anexión a Rusia en zonas ocupadas de Ucrania y han dejado claro que nunca reconocerán sus resultados.

"La UE se mantiene firme en su apoyo a la independencia, soberanía e integridad territorial de Ucrania, y exige que Rusia retire de forma inmediata, completa e incondicional todas sus tropas y equipamiento militar de todo el territorio de Ucrania dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas", concluye el documento.