Más de 1.300 personas han sido detenidas en al menos 30 ciudades de Rusia por participar en protestas contra la movilización de reservistas anunciada este miércoles por el presidente de Rusia, Vladimir Putin. La organización de defensa de los derechos civiles OVD-Info ha comenzado ya su propio recuento sobre las manifestaciones. "Ya hubo más de 1.113 personas detenidas en 38 ciudades", señaló OVD-Info, que ha sido declarada agente extranjero en Rusia.

No obstante, la cifra previsiblemente aumentará por los llamamientos de las últimas horas. Cuentas vinculadas a la oposición en Rusia, entre ellas las del dirigente opositor Alexei Navalni, han difundido vídeos que muestran las protestas. La organización de derechos humanos da cuenta de detenidos en Moscú, San Petersburgo, Yekaterimburgo, Perm, Ufá, Krasnoyarsk, Cheliábinsk, Irkutsk, Novosibirsk, Yakutsk, Ulán-Udé, Arjángelsk, Korolev, Voronezh, Zheleznogorsk, Izhevsk, Tomsk, Salavat, Tiumén, Volgogrado, Petrozavodsk, Samara, Surgut, Smolensk, Bélgorod y otras ciudades.

En el centro de Moscú, donde hubo cientos de manifestantes en la calle Arbat, las detenciones por parte de los antidisturbios comenzaron nada mas arrancar la protesta, según pudo comprobar Efe. Los congregados gritaron "no a la guerra" entre aplausos y "Putin a la trinchera".

Un manifestante con un cartel de protesta fue arrestado enseguida por los agentes y se lo llevaron. Otros coreaban "la Policía es la vergüenza de Rusia". "¿Por qué hacen esto si a ustedes mañana mismo los van a mandar a la guerra de Ucrania?", se dirigieron algunos a los agentes. "¿Morir por qué, a santo de qué?", añadieron.

Entre los cánticos también se podía escuchar "vida para nuestros niños", en referencia a las declaraciones del jefe del Comité de Defensa de la Duma o Cámara de Diputados, Andréi Kartapólov, de que los primeros movilizados serán suboficiales de reserva de menos de 35 años y oficiales de menos de 45 años. Los ciudadanos intentaron crear cadenas humanas para evitar las detenciones, mientras que los policías crearon cordones para impedir el paso de los manifestantes.

Hasta 15 años de cárcel por protestar

La Fiscalía de Moscú rápidamente advertía de que la participación en las manifestaciones o la mera difusión de las convocatorias podría ser constitutivo de delito, después de que se publicaran en internet los primeros llamamientos.

El Ministerio Público ha incidido en que estas movilizaciones no han sido coordinadas con las autoridades pertinentes, que deben dar permiso a cualquier acción de este tipo. Las autoridades rusas no autorizan ninguna concentración contraria a las directrices del Gobierno. Aun así se ha dado una protesta en muchas ciudades rusas con una consigna clara: posicionarse en contra de la movilización decretada.

La Fiscalía de Moscú advirtió que castigará con hasta 15 años de cárcel la organización y participación en acciones ilegales. También se castigará administrativa o penalmente difundir llamamientos a participar en acciones ilegales o a realizar otros actos ilegales en las redes sociales. También se castigará hacer llamamientos a los menores de edad a participar en actos ilegales.