Las imágenes proporcionadas por el satélite de la NASA reflejan un claro contraste de cómo eran las islas del Caribe, ahora devastadas, tras el paso de Irma, aunque en algunas, se observa claramente que sufrieron más los efectos del huracán. Es el caso de Barbuda, una de las más afectadas por el tifón y en la que quedaron destruidas el 95% de los edificios, en comparación con la isla de antigua, que si mantiene aún parte de su vegetación.

El las fotografías se ve también una curiosa tendencia en la dirección de las nubes, provocado por la irregularidad de los vientos que ha dejado el huracán a su paso. Las islas Vírgenes, donde los efectos de Irma continúan presentes, con una anarquía que azota la isla donde se producen constantes saqueos y donde más de cien presos se han fugado de las cárceles, también muestran un mapa de devastación donde toda la vegetación desaparecen del mapa.