El Open de Australia organizaba un partido benéfico al que acudieron grandes estrellas del tenis como Nadal, Federer, Djokovic, Serena Williams, Nick Kyrgios, Naomi Osaka, Stefanos Tsitsipas o Caroline Wozniack. El objetivo era poder recaudar dinero para destinarlo a los incendios que asolan el país.

Nadal y Djokovic hacían equipo en el dobles. Les tocaba sacar y era el serbio el que lo hacía, mientras que el español al marcarle la jugada que tenía que hacer aprovechó para dedicarle una peineta.

 

Djokovic se lo tomó con humor y también le vaciló en la siguiente jugada.