Novak Djokovic ya lo advirtió. Después del bolazo a una jueza de línea que le costó la descalificación del US Open, el serbio dijo que no podía prometer que no sucedería algo similar... y ha cumplido con su 'no promesa'. Y es que en Roma volvió a perder los nervios.

Fue ante el alemán Dominik Koepfer, número 97 del ránking ATP, cuando 'Nole' sacó su lado más salvaje en la cancha.

Tras perder un 'break', Djokovic golpeó con gran violencia su raqueta contra la superficie de la pista para terminar rompiéndola.

 

El árbitro, tras la secuencia, le dio un aviso al tenista serbio en un partido en el que se mostró, nuevamente, nervioso.

Tras romper la raqueta, perdió la manga ante el alemán y tuvieron que ir al tercer set para decidir el choque de cuartos de final de Roma. Ahí, Djokovic salió victorioso.

Lo advirtió en su momento, antes del comienzo del Masters 1.000 de Roma. "No puedo prometer que no volveré a hacer algo similar en mi vida", dijo refiriéndose al bolazo a la jueza de línea.

"Espero que no se repita, pero todo es posible en esta vida", comentó también.

Te puede interesar

Los estremecedores gritos de dolor de la jueza de línea a la que Djokovic golpeó

Amenazan de muerte a la jueza golpeada por Djokovic: "Pronto estarás con tu hijo"

El mundo del tenis 'juzga' a Djokovic: el dardo de Kyrgios, el apoyo de Shapovalov...