El accidente protagonizado por George Russell y Valtteri Bottas este fin de semana en el circuito de Imola durante la disputa del Gran Premio de Emilia-Romaña sigue trayendo cola horas después de que la FIA lo haya calificado como un "incidente de carrera".

Si el joven piloto británico aseguraba que Bottas "no se hubiera defendido así" de tratarse de otro piloto (ambos pujan por un asiento en Mercedes en 2022), el finlandés le atacaba señalando que "no tuvo ningún sentido ese movimiento".

"Se ha movido a la derecha y me ha empujado a la hierba, así que perdí el coche. Hay un acuerdo de caballeros en la F1, no se mueve el volante a esa velocidad en el último momento y con el DRS del otro. Es un gesto cuando vas a ganar una carrera no cuando peleas por el 9º. Yo sí peleaba por el 9º, un puesto que para él no significa absolutamente nada, quizás con otro piloto se habría comportado distinto", señaló Russell tras la carrera, algo que a Toto Wolff no le gustó. "Eso son gilipolleces", señaló el jefe del vigente campeón del Mundial.

 

El mandatario austriaco ha asegurado que el accidente no es lo que "esperaba ver" de ambos pilotos: "No nos divierte mucho esto. Nuestro coche está amortizado, pero en un entorno de techo presupuestario esto no es lo que nos hacía falta, hay que tirar un coche a la basura, y posiblemente limitará las mejoras que seremos capaces de introducir. El hecho de que acabásemos así, perdiendo el coche en lo mojado, sin que hubiera contacto y con los dos coches fuera, no es lo que esperaba ver".

Wolff no ve un único culpable en el accidente: "Hablaré con George y le explicaré mi opinión. Nunca hay un culpable al cien por cien y otro que no tiene ninguna culpa. No debió suceder, Valtteri no debía estar ahí después de 30 vueltas malas ni George debía haber iniciado esta maniobra en una pista que se estaba secando y contra un coche de Mercedes. Un piloto de desarrollo (de Mercedes) nunca debe perder la perspectiva".

Russell pide perdón

El joven piloto de Williams pidió disculpas a Bottas, a Mercedes y a su equipo a través de un mensaje en sus redes sociales: "Ayer no fue mi día más orgulloso. Sabía que podía ser una de nuestras mejores oportunidades para sumar algunos puntos esta temporada y algunas veces tomas riesgos. No dio resultado y asumo la responsabilidad de eso. Habiendo tenido tiempo para reflexionar sobre lo que pasó después, sé que debería haber manejado la situación mejor. Las emociones pueden ser altas en el calor del momento".

"Pido perdón a Valtteri, a mi equipo y a todos los que haya decepcionado con mis acciones. Eso no es lo que soy y espero más de mí mismo, como sé que otros también lo hacen. He aprendido algunas duras lecciones este fin de semana y saldré de esto como mejor piloto y persona por la experiencia. Ahora, me centro en Portugal y en la oportunidad que tengo de demostrar realmente quien soy. Gracias por los mensajes, tantos los positivos como los negativos. Me ayudarán a crecer", ha zanjado el británico.