Para ser piloto de Fórmula 1 en la actualidad hay que ser un virtuoso del volante. Solo veinte monoplazas están disponibles en todo el mundo y hay que ganarse el asiento con actuaciones en el asfalto, pero tampoco viene mal haber nacido con dinero bajo el brazo.

De hecho, mucha gente relacionada con el 'Gran Circo', entre ellos el ex piloto Mark Webber, se queja de que ni siquiera hace falta tener talento. Solo con la suculenta inyección económica que ingresan los pilotos como carta de presentación para que les fichen sirve para conseguir uno de los huecos más exclusivos y preciados del automovilismo.

Para 2022 solo queda por saber quién será compañero de equipo de Valtteri Bottas en Alfa Romeo, y todo apunta a que la escudería ítalo suiza firmará al chino Guanyu Zhou, segundo actualmente en el campeonato de la F2 y quien supuestamente cuenta con un apoyo financiero de 30 millones de euros para "comprar" su plaza.

En su contra, Oscar Piastri, líder de la categoría, parece no tener ese apoyo de billetes y sponsors que tanto atrae a las escuderías para poder crear un proyecto más potente que pueda llevarles a mejores resultados, al igual que le pasa al actual piloto del equipo, Antonio Giovinazzi.

Por ello, Webber sale en defensa de su compatriota: "A veces, el tiempo puede correr un poco en tu contra en la F1 y, en última instancia, ha sido un poco víctima de su propio éxito en términos de la velocidad que ha logrado. Cuando obtienes una superlicencia y no hay asientos, no sirve de mucho. El 25% de la parrilla son pilotos fuertemente financiados, pero probablemente no prosperarán en el futuro, con suerte".

 

"Oscar trae rendimiento, trae el cronómetro, trae una de las facetas claves. Su nivel de madurez para su edad es extraordinario. Sabemos que la financiación puede acelerarlo si tienes ocho cifras, pero es algo que Oscar nunca ha tenido y que nunca tendrá, así que tendrá que llegar allí sólo con el talento", asegura para 'Race Fans'.

Y es que el australiano prefiere ver un cambio generacional y la aparición de nuevas estrellas a mantener a ciertos corredores que están ahí estancados y no aportan ni espectáculo ni el nivel de pilotaje para ponerse a la altura de los más grandes.

"Podríamos tener algunos chicos con deseo, pasión, intensidad. El deporte tiene que buscar al próximo Leclerc, Verstappen, Norris, Russell. De eso se trata el deporte, quieren estar allí y quieren ganar, son personas que se motivan a sí mismas. Así es Oscar. Hay algunos jóvenes que creo que están listos para la F1 y Oscar es, sin duda, uno de ellos", comenta.

"En la F1, a veces, es más difícil salir que entrar. Vemos a algunos pilotos que simplemente no pueden irse y los equipos a veces no tienen las pelotas para buscar talentos jóvenes, así que reciclan a algunos chicos que tienen 100 Grandes Premios en su haber", critica para terminar.

Piastri, además, tendría un problema añadido de ganar el mundial de F2, y es que por normativa tendría que dejar la categoría al proclamarse campeón. La alternativa de la F1 parece lejana, así que podría estar diciendo adiós a la oportunidad de seguir conduciendo fórmulas.