Se suele decir que en la Fórmula 1 tu mayor rival es tu compañero de equipo. Conseguir estar por delante de él normalmente ya es un punto a favor en la batalla interna por conservar un volante de los veinte. En el caso de los pilotos de Haas, superar al coche con los mismos colores es la lucha única posible, ya que su monoplaza está a años del resto de la parrilla.

Mick Schumacher y Nikita Mazepin se baten en duelo cada vez que salen a la pista por ser el penúltimo de cada carrera, y no el último. Y es que, a pesar de los flojos resultados de esta temporada -ya que no se pueden hacer milagros con lo que les dan desde la escudería-, Haas ha confiado en ambos para seguir en esos mismos asientos la próxima temporada.

El ruso, quien por ahora es el que va perdiendo en el enfrentamiento personal con el hijo del 'Kaiser', ha salido a valorar lo que va de temporada antes de disputar su Gran Premio de casa en Sochi para el podcast de 'F1.com' llamado 'Beyond the Grid'.

"Están sucediendo muchas cosas. Mucho y nada al mismo tiempo. Creo que somos solo dos pilotos jóvenes que están dispuestos a llegar a lo más alto de la Fórmula 1 y que se han puesto en una posición difícil en la que, de manera realista, a medida que avanza el año, solo podemos luchar entre nosotros", asegura.

 

"Para mí, terminar 19º puede ser un punto culminante y terminar 20º puede ser un punto muy malo del fin de semana. Obviamente, en cualquier otra categoría, ¿cuál es la diferencia entre el 19 y el 20? Pero aquí es todo o nada", añade.

La lucha ha tenido varios momentos tensos, con acusaciones cruzadas entre ambos jóvenes, pero esta vez Mazepin ha destapado su lado menos frío hablando de Schumacher.

"Me gusta Mick, de corazón. Creo que es un chico súper talentoso que ha conseguido un logro increíble en su carrera, pero eso es fuera del circuito. En la pista, realmente no me importa con quién estoy compitiendo, compito contra el coche de un rival, y el de Mick es el único en este momento en las últimas carreras que puedo adelantar", confiesa.

"No sé cuántos años nos quedan juntos, pero no creo que sea un viaje fácil", dice para concluir.