Fue un inicio de pesadilla para Sebastian Vettel en la que va a ser su última temporada vestido de rojo. Finalizó décimo, muy lejos de su compañero, Charles Leclerc, que acabó en un más que meritorio segundo puesto.

Una de las imágenes más comentadas del GP de Austria fue cuando el alemán estuvo a punto de llevarse por delante a Carlos Sainz, quien será su sustituto en Ferrari a partir de 2021. El choque, que sí se produjo, fue leve y afortunadamente no fue a más.

Pues esta acción le ha costado muchas críticas al cuatro veces campeón del mundo. El expiloto Ralf Schumacher aseguró que esta maniobra "es propia de un piloto joven, no de Sebastian".

"No tengo ni idea lo que tiene en la cabeza a veces. Obviamente no es algo bueno para mí, no en la posición en la que está ya. Sólo reafirma la decisión de Ferrari. Todavía es pronto, pero le pasa con demasiada frecuencia", explica el expiloto.

 

Ross Brawn, por su parte, cree que "debe ser una distracción" para el piloto todo lo que ha ocurrido en las últimas semanas. "Está sorprendido por lo que ha pasado, y lo entiendo", explica.

Al contrario que Vettel, su compañero de equipo sí ha sido muy elogiado por su papel en Austria, donde a pesar de que el Ferrari no estaba entre los mejores monoplazas logró ocupar el segundo cajón del podio.

"Charles ha demostrado el talento que tiene y ha aprovechado todas las oportunidades para lograr un gran segundo lugar. En estas carreras tan complicadas se ve la determinación y el talento de los pilotos especiales. Eso sí, Ferrari debe mejorar el coche; si no, le espera una temporada realmente complicada", dice Brawn sobre el monegasco.