Carlos Sainz ha protagonizado una asombrosa remontada gracias a una salida impecable en este Gran Premio de Hungría. El piloto, que salía 14º por un accidente en la Q2, ha logrado esquivar todos los accidentes de la salida y colocarse cuarto. Sin embargo, en la resalida se ha visto taponado por Tsunoda y Latifi, lo que le ha hecho perder mucho tiempo.

El español ha logrado pasar a los pilotos y colocarse en posición de podio pero Hamilton volaba por detrás tratando de compensar el error de no haber entrado a boxes a cambiar a neumáticos secos. El británico ha perdido hasta diez vueltas en una batalla asombrosa con un Alonso que ha logrado pararle los pies durante muchas vueltas aun teniendo un coche muy inferior.

Sin embargo, una vez adelantado Alonso, Hamilton no ha tardado en alcanzar a Sainz, quien tenía problemas de gomas y de gasolina según ha explicado para 'Dazn': "Hamilton venía como un avión, hemos sido muy vulnerables al final, cuando estábamos sin neumáticos y sin gasolina", ha comentado Sainz tras la carrera ante los micrófonos de Dazn F1.

A pesar de los problemas, ha habido algo que no le ha gustado nada a Sainz, y es que Ricciardo ha entorpecido al piloto de Ferrari cuando este le estaba doblando. "El McLaren se podía haber quitado antes, aunque no sé si estaban jugando con el Mundial de Constructores. Podríamos haber acabado en el podio. Lo he intentado todo, no se muy bien que ha pasado pero McLaren no ha ayudado", ha asegurado un tanto molesto el piloto de Ferrari.

Sainz ha finalizado cuarto en un circuito en el que es muy difícil adelantar y en el que salía decimocuarto, lo cual implica una gran carrera del español. En Ferrari han ido mejorando cita tras cita y esperan que la segunda parte de la temporada puedan demostrar ese ritmo que tienen con buenos resultados.