No fue el mejor fin de semana para McLaren. Ni Carlos Sainz (noveno) ni Lando Norris (decimotercero) encontraron el ritmo esperado en sus monoplazas. Y ninguno de los dos se marchó satisfecho del GP de Hungría.

El británico, tras la carrera, protagonizó una escena que ha sido muy aplaudida por los aficionados al motor. El propio equipo McLaren publicó una imagen en sus redes sociales de Norris trabajando junto a sus mecánicos.

En la fotografía se podía ver al joven piloto trabajando en la parte baja del monoplaza. "Carrera terminada, pero el día no ha terminado. Lando se unió a su equipo para ayudar a desmontar el coche antes de volver a las instalaciones de McLaren", escribió el equipo.

 

"La carrera ha sido complicada, más que nada porque no es fácil adelantar en este circuito, no podía hacer mucho más. Creo que el ritmo ha sido bueno, y que el coche estaba bien. He tenido una mala salida en uno de los circuitos menos apropiados para tenerla, espero solucionarlo en la próxima carrera. Tengo que agradecer también a todo el equipo por habernos dado el mejor coche posible a Carlos y a mí en estas tres carreras. Tengo muchas ganas ahora de llegar a mi carrera de casa en Silverstone", declaró.

A pesar de no puntuar en Hungría, Norris continúa en una posición privilegiada en el Mundial de pilotos. Es cuarto con 26 puntos, por detrás de Lewis Hamuilton, Valtteri Bottas y Max Verstappen, que parecen inalcanzables.