Fernando Alonso vive por y para las carreras. El asturiano, bicampeón del mundo de Fórmula 1, debutó con Aston Martin en el GP de Bahrein logrando un podio merecido con un coche que fue el segundo más rápido en pista tras el Red Bull. Lo hizo no solo por su labor al volante, sino también gracias a cómo fue capaz de leer la prueba.

De cómo, por radio, supo lo que debía hacer y cómo tenía que hacerlo. Cómo a su equipo le dijo cuál era el plan para sobrepasar a Lewis Hamilton. Cómo iba a ser el camino para llegar al cajón de Sakhir. Sí, lo tenía todo en su cabeza. Y tal y como lo tenía lo plasmó.

Su idea fue llevada a cabo a la perfección tanto por su equipo como por él mismo. Apretando cuando debía. Cambiando gomas cuando había que hacerlo. Todo, con la mayor de la tranquilidad y de la calma. Todo, gracias a la experiencia que dan 20 temporadas en la F1.

Lo que dan 20 años de experiencia

Porque ya no es solamente que sea rápido, sino que en su cabeza se acumulan años y años de carreras. Vueltas, circuitos, grandes premios... particularidades que otros no conocen en fines de semana con meteorología cambiante y además eso que te da también haber probado en otras categorías del mundo del motor como el WEC y el propio Dakar.

Sí, más no puede haber. Tanto hay que ya no pocos, como por ejemplo Verstappen, le ven como un asiduo al podio con un Aston Martin que corre. Que funciona. Con un coche al que comparan con Red Bull y que además trae consigo el fiable motor Mercedes. Hasta ahí la máquina, pero el factor humano no es un factor humano cualquiera.

Fernando es único. Lo saben sus rivales, sus compañeros y aquellos que han compartido en algún momento equipo con él. Es el caso de, por ejemplo, Oscar Piastri. El australiano, que estuvo en Alpine el pasado curso junto a él, ya alabó a Alonso en su día y ha vuelto a lanzar un mensaje que deja claro cómo funciona la cabeza de un bicampeón.

La cabeza de un apasionado de las carreras y del 'motorsport'. Ha sido en 'Sky F1' donde el oceánico, ahora en McLaren, habla del factor diferencial que tiene Alonso con respecto al resto de pilotos de Fórmula 1.

Así funciona el cerebro de un bicampeón

"¿Alonso? Fernando usa el 25% de su cerebro para pilotar. El otro 75% lo utiliza para pensar en la carrera", afirmó el oceánico en el citado medio.

Así es el asturiano. Así es cómo Fernando saca el martillo para ser un reloj en el vuelta a vuelta, y para saber interpretar a la perfección todo lo que sucede en carrera.

Sean ruedas, estado de pista, cambio de neumáticos, lluvia, viento... Sea lo que sea, Alonso está preparado.