En menos de una semana arranca el Mundial de Fórmula 1 en el circuito de Sakhir en Baréin y la expectación está por las nubes. Mientras algunos aficionados esperan para ver el nivel real de Mercedes, las pretensiones de Red Bull o la adaptación de Sebastian Vettel a Aston Martin, muchos quieren ver a Fernando Alonso de vuelta al ruedo tras dos temporadas 'out' de la competición.

La ilusión es proporcional en la masa de aficionados y en el equipo de Enstone, que ven la llegada del bicampeón del mundo de F1 como un valor añadido de cara a luchar firmemente por liderar la zona media de la tabla.

De hecho, en declaraciones a 'Marca', Luca De Meo, presidente del Grupo Renault (matriz e Alpine), ha apuntado los rivales a batir en la próxima campaña y ha incidido en esos "pequeños detalles" que marcan la diferencia, como puede ser la presencia del asturiano.

"Veo una pelea reñida con Aston, McLaren e incluso Ferrari que se ha recuperado. Pero estamos en competición con nosotros mismos, queremos ser mejores carrera a carrera sin volver atrás claro, pero será complicado porque todos han mejorado", explica el dirigente.

¿Soñar con victorias? De Meo hace un llamamiento a la calma... pero cree que podrán subirse al podio: "No podemos esperar victorias y dominar porque estamos mucho más centrados en 2022, y estamos empujando hacia allí sobre todo en el motor, ya que influye en toda la aerodinámica y el chasis. Para nosotros el verdadero desafío arranca en 2022, pero no queremos hacer de 2021 una temporada de mentirijilla también porque tenemos a Fernando y Fernando quiere ganar todo el tiempo, y necesitamos darles a los pilotos un gran servicio como equipo".

Sobre el fichaje de Alonso, el presidente de Renault asegura que fue el propio seno del equipo el que apostó por su vuelta: "Para ser transparente no fue una decisión únicamente mía, sino una propuesta que comenzó el pasado verano con Abiteboul y Stroll, que me dijeron cómo lo veía yo y me pareció bien porque pensaba que el talento es algo que no se puede perder y tras la salida de Ricciardo necesitábamos otro piloto top".

"El equipo en sí recomendaba a Fernando, porque nos conoce, es su casa, conoce a todo el mundo, le conocemos a él y es la clase de persona que necesitamos para crecer como equipo, convertirnos en un equipo 'top'. Algunas veces es cuestión de actitud y mentalidad, y él la tiene", añade.

Por su parte, el ovetense ya tiene claro cuál es su papel en el equipo: "Le dije que usara su experiencia con nosotros para hacernos crecer a todos, a parte de ganar algunas carreras, tener un rol diferente al que tenía 15 años atrás. Él eleva el listón, empuja a todo el mundo, sabe de lo que habla... y fue lo único que le pedí porque sé que tiene la suficiente motivación para la pista".

"Todo el mundo le conoce bien, no es un debutante que lleva aquí seis meses... lo que he oído del equipo es que parecía como si nunca se hubiese ido de la F1, le llevó 10 vueltas encontrar el límite del coche y luego se bajó y dijo 'esto no funciona, esto tampoco'. Desde luego con él tenemos un gran activo porque inmediatamente empuja a todos al límite y nuestro objetivo es darle un coche con el que se divierta y a partir de ahí nunca sabes lo que puede pasar en un gran premio. Quizás con algo de suerte...", ha zanjado De Meo.