El próximo 14 de junio se cumplirá un año desde que el Real Madrid anunciase el fichaje de Takefusa Kubo procedente del FC Tokyo, de la Primera División japonesa.

Desde que Zinedine Zidane le diera sus primeros minutos en la pretemporada pasada, Kubo no dejó de impresionar a compañeros y aficionados con su amplia gama de regates y controles.

En un principio, el plan del conjunto blanco era que el joven futbolista japonés de 18 años jugase en el Real Madrid Castilla de Raúl González. Sin embargo, su buen hacer en la pretemporada (con una exhibición frente al Bayern de Múnich) hizo que le buscarán una cesión en un Primera División, el RCD Mallorca.

Con el cuadro bermellón, hasta el momento, ha completado una buena temporada en la que ha marcado tres tantos y ha dado tres pases de gol en los 25 partidos de liga que ha disputado.

'Kubomanía' en Japón

Ivan Codina, director de la oficina de LaLiga en Asia, ha explicado en el programa 'Que thi Jugues' la enorme repercusión que ha tenido la llegada de Takefusa Kubo a España en el país nipón. El Mallorca es, de largo, el equipo más visto en la nación del Sol Naciente, superando su enfrentamiento contra el Villarreal al mismísimo Clásico.

"El 'efecto Kubo' ha situado LaLiga por delante de la Premier League en Japón. De los 10 partidos más vistos, ocho son del Mallorca. Lo más visto: un Mallorca - Villarreal con golazo de Kubo, está por encima del Clásico", afirmó Codina.

Además, el director de la oficina de LaLiga en Asia reconoció la "pérdida sensible" que supuso para el Barcelona: "Kubo tiene un potencial muy grande tanto a nivel deportivo como comercial, ya que es una marca que representa el mercado japonés. Ha sido una pérdida sensible por el Barça, estamos hablando de un jugador formado allí".

 

Pasado en 'La Masía'

Take, como él prefiere que le llamen, militó en las categorías inferiores del FC Barcelona y formó una dupla letal junto a Ansu Fati.

Sin embargo, la FIFA sancionó al club azulgrana por quebrantar el reglamento de los futbolistas menores de edad y tuvo que regresar a Japón.

El pasado mercado estival, Florentino Pérez le ganó la carrera del fichaje del nipón a Josep María Bartomeu y Kubo terminaría volviendo a España, pero aterrizando en este caso en Madrid.

El joven mediapunta ya sabe lo que es visitar el Camp Nou con la etiqueta de futbolista blanco. Él mismo admitió tras la derrota del Mallorca en el feudo blaugrana que cada uno era libre de pitarle si quería: "Esa decisión es del público. Yo tomé mi decisión y ellos están en su derecho de pitarme, creo que lo merezco, aunque había gente que también aplaudía y eso me dio ánimos".

Futuro de blanco

Al contrario que con el préstamo de Martin Odegaard a la Real Sociedad, el Real Madrid acordó con el Mallorca la cesión de Kubo por una temporada, de manera que tras la conclusión de la presente, el nipón regresará a Valdebebas para ponerse a las órdenes de Zinedine Zidane.

Será el propio técnico galo el que deberá decidir sobre el futuro de Take, cuyo puesto es el que más competencia tiene en el conjunto merengue.

Isco Alarcón, James Rodríguez, Dani Ceballos, Brahim, Reinier y Marco Asensio pueden jugar en la mediapunta, mientras que en el extremo derecho también pueden figurar tanto Brahim y Asensio, como Vinicius, Rodrygo, Lucas Vázquez, o Gareth Bale.

De esa amplia baraja de jugadores dispondrá Zidane a la hora de armar el Real Madrid de la 20/21, sin contar a Martin Odegaard, por quien el club podría hacer un esfuerzo porque regresase un año antes, o algún fichaje que pueda acometer el cuadro blanco este verano.