Este miércoles el presidente del Nápoles, Aurelio de Laurentiis, desató la polémica al decir que no volvería a fichar jugadores africanos ya que estos son convocados por sus selecciones a mitad de temporada para jugar la Copa África, a diferencia de lo que hacen otras competiciones de selecciones como la Eurocopa o la Copa América. Pero el exjugador del club italiano, Kalidou Koulibaly, no se ha cortado y ha respondido al presidente.

El senegalés firmó por el Chelsea hace escasas semanas, dejando así atrás una etapa de ocho temporadas en el Nápoles. Mientras que el jugador ha manifestado estar muy contento por su fichaje por los 'blues', no lo ha estado tanto cuando le han preguntado por su expresidente.

"Respeto su opinión. Cuando jugaba en el Nápoles representé a Senegal y estoy seguro de que fue duro para el equipo mi ausencia, pero las selecciones africanas necesitan un respeto, y como capitán de Senegal, creo que no es justo hablar de una selección africana así", comenta Koulibaly en 'La Gazzetta dello Sport'.

Aunque respete su opinión, apunta a que no todo el mundo en el equipo y en la ciudad piensan igual que él: "Respecto lo que opina, si cree que su equipo puede jugar sin africanos está en su derecho, pero estoy seguro de que en Nápoles mucha gente no opina como él. Estas palabras son lo que opina él, no el club ni la ciudad".

"Nadie puede decirme si puedo jugar con mi selección o no. Si alguien me dijese de no ir, sería la única vez en la que estaría dispuesto a pelear. Todos en mi selección y en África creo que opinan así, todos lucharían por representar a su país y esto hay que respetarlo", concluye de forma contundente.

A pesar de la salida de Koulibaly del equipo italiano, en el club italiano aún hay cuatro jugadores africanos en la plantilla: Zambo Anguissa (Camerún), Osimhen (Nigeria), Ounas y Zedadka (Argelia).