El que fuera estrella de la NBA y uno de los mejores jugadores de baloncesto de toda la historia, Kobe Bryant, ha fallecido a los 41 años en un accidente de helicóptero en Calabasas (California). La leyenda del deporte viajaba en el helicóptero siniestrado junto a otras ocho personas, entre las que se encontraba su hija mayor Gianna Maria, de 13 años, y ninguno de ellos ha logrado sobrevivir al accidente.

Ahora mismo, la Policía se encuentra rastreando el lugar en busca de pistas que expliquen las causas del siniestro. El accidente ha tenido lugar poco antes de las 10 A.M., hora estadounidense, cerca de Las Virgenes Road, al sur de Agoura Road, según ha informado un comandante de vigilancia del Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles.

El helicóptero, un Sikorsky S-76B construido en 1991, salió del Aeropuerto John Wayne, en Orange County, a las 9:06 A.M., según los registros de vuelo. El helicóptero sobrevoló el barrio de Boyle Heights, cerca del campo de béisbol Dodger Stadium, y la ciudad de Glendale. Según un testigo del accidente, Jerry Kocharian, fue "difícil distinguir la caída (del helicóptero) porque estaba muy nublado". Pero sí lo ha descrito como "una gran bola de fuego" en la que "nadie podría sobrevivir". Así se ha expresado en declaraciones al diario 'Los Ángeles Times'.

Bryant había tuiteado durante la pasada madrugada tras el récord de LeBron James de anotación, superándole como tercer máximo anotador de la NBA. Las redes se han llenado de mensajes de ánimo tras la confirmación de la noticia. Entre ellos, precisamente, la estrella LeBron James, quien no ha podido contener las lágrimas cuando ha conocido la muerte de Bryant.

En la NBA se han podido ver numerosos homenajes en recuerdo del jugador durante los partidos que se han celebrado el mismo día de su muerte. En el Spurs - Raptors se ha dado un hermoso tributo para reconocer la figura de Bryant: ambos equipos han agotado sus primeras posesiones de 24 segundos en señal de reconocimiento al legendario escolta.

Pero esta noticia no sólo ha conmocionado al mundo del deporte. El expresidente de EEUU Barack Obama ha lamentado la tragedia en su cuenta de Twitter: "Kobe era una leyenda en la cancha. Perder a Gianna es aún más desgarrador para nosotros como padres". También ha mostrado sus condolencias a través de las redes sociales el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez: "Competidor insuperable, siempre lo recordaremos enchufando canastas imposibles".

 

Sus increíbles movimientos dentro de la pista y su humildad fuera de la misma no fueron lo único que le hicieron brillar como jugador y persona. España siempre mostró un cariño especial al jugador estadounidense por la forma en la que este acogió en la NBA a Pau Gasol, jugador que ha mostrado su desconsuelo en redes sociales al conocer la noticia: "Devastado. Mi hermano. No puedo, simplemente no puedo creerlo".

 

No tardaron en forjar ambos una íntima amistad que siempre quisieron hacer visible ambos; tanto Kobe, que se refería continuamente a Pau como su "hermano", como Pau, que hablaba de la misma forma de Kobe. Juntos compartieron además dos de los mayores éxitos de la franquicia angelina: los títulos de 2009 y 2010.

Kobe Bryant, de 41 años, logró cinco anillos de la NBA (2000, 2001, 2002, 2009, 2010), además de haber sido All-Star en 18 temporadas. Asimismo, fue máximo anotador de la liga en 2006 y 2007 y MVP de la temporada regular en 2008. Fuera del baloncesto, Bryant alcanzó el reconocimiento al ganar un Oscar al Mejor Corto de Animación por 'Dear Basketball', una pieza audiovisual que hizo como carta de despedida al baloncesto.

Kobe Bryant, adiós a 'La Mamba Negra

Decir Kobe Bryant es hablar de historia. Es hablar de técnica. De talento. Una carrera que fue más allá del propio deporte. Del propio baloncesto. Fue amor por el balón. Un amor apasionado, sin cadenas, que además supo transmitir a toda su familia. Entre ellos, a su hija fallecida, que jugaba al baloncesto en un equipo de instituto en el que el mismo Kobe Bryant era entrenador. De hecho, en más de una ocasión se pudo ver a ambos entrenando juntos, como se puede ver en este vídeo.

Kobe era un amor de un jugador que fue 18 veces 'All Star'. Es el adiós de una leyenda con mayúsculas. Un jugador cuya muerte supone un antes y un después no solo en Estados Unidos, sino también en el mundo. Kobe Bryant, 'La Mamba Negra', una leyenda que nunca morirá en el recuerdo de todos los aficionados al baloncesto.