Universos paralelos; niños con poderes psíquicos y monstruos. Estas serían las palabras que resumirían a la perfección 'Stranger Things', la serie que en su tercera temporada ha batido records. Puede que algunos lo hayan pillado a la primera y otros no reconozcan el título que, de ser así, ellos si que están en el famoso Upside Down (Mundo al revés).

La serie es difícilmente irreconocible. Merchandising de todo tipo, publicidad por doquier y miles y miles de contenidos en las redes ayudan a que 'Stranger Things' no pase desapercibido. Pero, ¿De dónde viene todo esto?¿Cuál es el secreto de los creadores, los hermanos Duffer, para tener enganchado a más de medio mundo? Una película protagonizada por Hugh Jackman y un proyecto experimental secreto del gobierno de Estado Unidos.

En una entrevista para la revista Rolling Stone, los hermanos Duffer revelaron que fue el largometraje 'Prisioneros' el que les encendió la bombilla de la creatividad: "Pensamos: ¿No habría sido esa película aún mejor con 8 horas en HBO o Netflix? Fue genial ver a esos personajes con ese tono en la gran pantalla, pero pensamos que necesitaba más. Así empezamos a hablar sobre una historia centrada en una persona desaparecida".

Montauk Vs Hawkins

Un niño desaparecido no les bastaba a estos directores. Montauk era la inspiración perfecta, una teoría de conspiración que se basa en un supuesto proyecto secreto del gobierno de EEUU realizado en Camp Hero o Estación de la Fuerza Aérea de Montauk, en Long Island, con el fin de desarrollar técnicas de guerra psicológica, incluyendo viajes en el tiempo. Objetivos también perseguidos por el supuesto Departamento de Energía de EEUU en Hawkins que tantos quebraderos de cabeza dejaron a Hopper (David Harbour), Joyce (Winona Ryder) y al resto.

Debido al gran interés que despertó en los Duffer, 'Stranger Things' se llamaría Montaouk, pero la ubicación pasó a Hawkins, Indiana. El cambio de ciudad no frenó a los creadores de esta serie para basarla en este experimento que, a pesar de ser entendido como una teoría conspiratoria, los testimonios y las pruebas documentales no cesan, según informa el portal digital 'SensaCine'.

Los más sonados y los que guiaron las vidas de Eleven (Millie Bobby Brown), Mike (Finn Wolfhard), Will (Noah Schnapp), Lucas (Caleb McLaughlin) y Dustin (Gaten Matarazzo) fueron los libros y entrevistas realizadas por Preston B. Nichols. Este escritor estadounidense aseguró que el gobierno experimentó con él y que, una vez finalizado este proyecto, sus recuerdos fueron eliminados con el fin de que no se supiera nada de estas hazañas científicas.

El experimento Philadelphia y Montauk

'The Montauk Project: Experiments in Time', el libro en el que se basa parte de 'Stranger Things' | @KeechDaSneak

En 1992, Nichols publicó 'The Montauk Project: Experiments in Time', el libro en el que cuenta sus experiencias en dicho proyecto y las de los hermanos Edward y Duncan Cameron. En 1988, Edward Cameron era un hombre de 57 años que se reconocía así mismo como Al Bielek que la película de 'Experimento Philadelphia' le ayudó a recordar su estancia en Montauk. Este largometraje cuenta la historia conspiratoria de cómo el Gobierno estadounidense hizo invisible al USS Eldridge ante los radares nazis y el viaje al futuro de 40 años de dos de sus tripulantes.

A partir de ahí, afirmó que gracias a varias terapias innovadoras había sido capaz de desbloquear sus memorias y así recordar que trabajó en el proyecto de Montauk en los 70 y los 80, así como a su hermano Duncan con el que trabajó. Edward aseguraba que el Experimento Philadelphia existió y que sus recuerdos habían sido reprimidos y bloqueados para mantener en secreto dicho proyecto, al igual que Nichols.

Edward aseguró que él y su hermano Duncan iban en el USS Eldridge que un tal Nikola Tesla consiguió hacer invisible. En el proceso, supuestamente se abrió un agujero de tiempo hacia el futuro que aspiró la nave. Ese paso al futuro llevó a los hermanos Cameron al Camp Hero de Montauk el 12 de agosto de 1983. Los militares los enviaron de vuelta a través del agujero creado con una misión: destruir el equipo en Eldridge. Los hermanos completaron su misión, aunque eso no impidió que el gobierno hiciera más experimentos para construir portales en el futuro.

Eleven y Duncan, unidos por poderes

En 'The Montauk Project: Experiments in Time', Nichols también revela que estuvo trabajando con Bielek, Edward, en 'Silla Montauk', un mueble que utilizaba el electromagnetismo para amplificar los poderes psíquicos. Un proyecto del que fue protagonista el propio Duncan, quien podía hacer aparecer cualquier objeto con tan solo pensar en él mientras estaba sentado en tal silla o mover objetos, al igual que Eleven.

Estas habilidades despertaron el interés de los científicos de Montauk quienes crearon 'El ojo que ve', el primer experimento de la 'Silla de Montauk'. Con un mechón de pelo u otro objeto sujetado por Duncan, éste podía concentrarse en la persona y utilizar sus cinco sentidos. Eleven no llega hasta tal nivel, pero sí que la hemos visto cómo encuentra a personas poniéndose una banda negra sobre los ojos y enchufando la televisión o la radio como si no tuviese canal.

Con pocas referencias en la primera temporada de 'Stranger Things', pero con todas en la segunda se descubren otros niños que fueron secuestrados por el Dr. Martin Brenner, con los que Eleven se escapa de Hawkins. Esta historia coincide con la de Duncan, puesto que él no fue el único niño allí dentro en contra de su voluntad.

Llegados a este punto, puede ser difícil de creer pero no hay que olvidar que científicos estadounidenses están trabajando para abrir una puerta a un universo paralelo llamado 'mundo espejo' a finales de 2019. Estas teorías se conocen como conspiratorias, que van contra el Gobierno, el cual asegura total transparencia. Pero la ciencia no tiene límites y ese universo paralelo que parece que está apunto de llegar desmonta esa política correcta de la que tanto abusan otros tantos.