El Hospital Rowans, en Hampshire, Inglaterra, ha cumplido el complicado sueño de uno de sus pacientes antes de que una enfermedad terminal acabe con su vida.

Todo comenzaba con una emocionante petición a través de Twitter. En la red social, el hospital pedía ayuda para hacer realidad el mayor deseo de uno de sus pacientes: ¿Puedes ayudarnos? Tenemos un paciente que es un ENORME fanático de Star Wars. Lamentablemente, el tiempo no está de su lado y su deseo es ver la película final de Star Wars, 'Rise Of Skywalker', con su hijo pequeño. Si conoces a alguien que pueda lograrlo, compártelo con ellos. Gracias", sentenciaban.

La película, que se estrenará el próximo 20 de diciembre, pondrá fin a más de cuatro décadas de ciencia ficción. Por eso, el estreno de 'Rise Of Skywalker' será un evento seguido por miles de personas en todo el mundo.

Los trabajadores del hospital incidieron en hacer realidad el sueño del paciente. Incluso uno de ellos, Dan Furmedge, nombró de forma directa al director de Walt Disney, Robert Iger, para pedírselo: "Eres la única persona que puede hacer que esto pase", incidía a través de Twitter.

La sorpresa fue mayúscula cuando el propio Iger contestó: "Proporcionen los detalles necesarios y sin duda lo intentaremos", espetó tan solo dos días después de que la historia se hiciera viral.

 

Tres días después "un hombre de Disney llamado Jonathan" se presentó en el hospital con un ordenador que contenía algo "muy importante", tal y como relató la propia cuenta de Twitter del centro médico: "Nuestro increíble paciente ya ha visto Star Wars con su hijo", celebraban.

Posteriormente, el hospital agradeció al gigante cinematográfico haber hecho posible el sueño del paciente enfermo en un emotivo comunicado: "Queremos que todos sepan que Disney ha creado un verdadero momento mágico para nuestro paciente y su familia al permitir que vean "Star Wars: The Rise of Skywalker" antes del lanzamiento oficial", zanjaba.