La Semana Santa fue la última semana de Cristo en la tierra y originalmente era conocida como 'La Gran Semana'. Hoy en día se denomina como Semana Mayor o Semana Santa y sus días se llaman días santos. La jornada empieza con el Domingo de Ramos y termina con el Domingo de Pascua. Concretamente, este 2022, la Semana Santa comienza el 10 de abril y finaliza el 17.

Vivir la Semana Santa supone acompañar a Jesús con la oración, sacrificios y el arrepentimiento de pecados, según ACI Prensa, agencia de noticias católicas. Explican que lo importante de esta semana "no es el recordar con tristeza lo que Cristo padeció, sino entender por qué murió y resucitó. Es celebrar y revivir su entrega a la muerte por amor a nosotros y el poder de su resurrección".

Así, estos días, la religión católica recuerda el final de la vida de Jesucristo: la última cena, la pasión, su muerte y, finalmente, su resurrección y ascenso a los cielos. Todo esto se acompaña también de uno de los elementos más especiales de la festividad: las procesiones.

Te contamos el verdadero origen de la Semana Santa que recoge el portal católico catholic.net, desde el Jueves Santo hasta el Domingo de Pascua.

Domingo de Ramos

Este día se celebra la entrada de Jesús a Jerusalén que todo el pueblo elogió con cantos y palmas. Es por eso que los católicos participan este domingo en la misa y de esta manera llevan las palmas a la iglesia para que sean bendecidas.

Jueves Santo

El Jueves Santo se recuerda la última cena de Jesús en la que reunió a sus apóstoles y realizó un lavado de pies como símbolo de servicialidad. Fue en esta cena cuando identificó por primera vez el pan con su cuerpo y el vino con su sangre, instituyendo así el misterio de la eucaristía.

La Biblia confirma que fue en este momento cuando Jesus dejó al descubierto que esa noche sería prendido por la traición de uno de los discípulos, que moriría en la cruz y que San Pedro le negaría tres veces. Así, al terminar la cena, Jesús se fue a orar al Huerto de los Olivos y tras mucho tiempo de oración lo prendieron.

En la misa del Jueves Santo, distinta a las demás eucaristías, no se celebra directamente la muerte ni la resurrección de Cristo. Por ello, "debe celebrarse lo más solemnemente posible, pero en los cantos, en el mensaje, en los signos, no debe ser ni tan festiva ni tan jubilosamente explosiva como la Noche de Pascua", según ACI Prensa.

Viernes Santo

El viernes se utiliza para conmemorar la pasión de Jesucristo, su martirio antes y durante su crucifixión hasta su muerte al amanecer. Según la Biblia, después de traicionarle Judas con un beso, Cristo fue llevado ante Poncio Pilato, quien lo condenó a muerte por llamarse a sí mismo "rey de los judíos".

Fue martirizado camino al Gólgota, donde fue crucificado. Durante su trance, estuvo solo con su madre, la Virgen María, su discípulo, San Juan, y un grupo de mujeres. El crucifijo dio origen al símbolo más icónico del cristianismo: la cruz, la herramienta de tortura y ejecución de los romanos, y se convirtió en la representación más básica del cristianismo.

Sábado Santo

Este día se recuerda el día entre la muerte y la resurrección de Jesús. Las imágenes se cubren y, por la noche, se procede a la vigilia pascual para celebrar la resurrección. La vigilia se refiere a la tarde y noche anterior a una fiesta. Así, en esta celebración, se bendice el agua y se encienden las velas como señal de resurrección.

Domingo de Resurrección o Domingo de Pascua

El portal católico lo define como el día más importante y alegre para los católicos, "ya que Jesús venció a la muerte y nos dio la vida". Así, lo definen como la oportunidad a la salvación que entrega Cristo para entrar al cielo y vivir siempre en su compañía.

¿Por qué la Semana Santa se celebra en fechas diferentes?

Los judíos celebran la Pascua en la primera luna llena de primavera para conmemorar la liberación de Egipto de la esclavitud. La fecha se establece de acuerdo con el año lunar en lugar del año solar de nuestro calendario. Es por ello que la Semana Santa cambia de día cada año, ya que se hace que coincida con la luna llena, de acuerdo con catholic.net.

En la Pascua, los judíos se juntaban para "comer cordero asado y ensaladas de hierbas amargas, recitar bendiciones y cantar salmos". La web cuenta cómo Jesús es el nuevo cordero pascual que nos trae una nueva liberación del pecado y de la muerte.