PARA AHORRAR ENERGÍA Y COMBUSTIBLE

¿Tengo que fijar la temperatura de mi coche en 27 grados? ¿Cuál es la temperatura óptima?

El Real Decreto que regula algunas medidas para ahorrar energía ya están en vigor desde hace unos días. ¿Tengo que aplicarlas también en mi coche?

Publicidad

El precio de algunas materias primas y, sobre todo, el precio de la energía, se ha disparado considerablemente durante los últimos meses. Por eso, en muchas ocasiones ya los propios ciudadanos de a pie han decidido tomar medidas para ahorrar en la medida de lo posible, rebajando así los importes en sus facturas energéticas. También se ha reducido la demanda de combustible, lo que claramente apunta a una reducción de la velocidad media en los desplazamientos por carretera, así como un menor uso del vehículo privado.

No es suficiente: tanto es así que el gobierno español ha aprobado (y de hecho ya está en vigor) un paquete de medidas urgentes de ahorro y eficiencia energética con los que contener el gasto de energía en plena crisis de precios, obligando a comercios, grandes almacenes, cines, hoteles o edificios públicos, entre otros, a limitar a 27 grados el uso del aire acondicionado en verano y a 19 grados la calefacción en invierno.

¿Supone esto que los conductores y usuarios del vehículo privado tenemos que regular también la climatización de nuestros vehículos para que la temperatura se ajuste a la anteriormente mencionada?

¿Tengo que fijar el climatizador de mi coche a 27 grados?

La realidad es que no: las medidas de ahorro anteriormente mencionadas se aplican a edificios públicos, pero no a vehículos ya sean privados o públicos. Esto significa que, de momento, podremos seguir utilizando el climatizador o el sistema de ventilación de nuestros vehículos con total libertad, de manera que no tendremos que regular la temperatura en verano a un mínimo de 27 grados. De hecho, sería una medida que no tendría sentido teniendo en cuenta que en ocasiones las temperaturas que se alcanzan en el interior de un vehículo aparcado al sol pueden ser muy superiores, necesitando en ese caso la máxima capacidad de refrigeración para poder conducir nuestro coche.

En cualquier caso, ¿cuál es la temperatura idónea para el interior de nuestro vehículo? Mantenerla por debajo de los 25º pero por encima de los 22º hace que la conducción sea segura y agradable. Conducir con mucho calor supone un problema de seguridad vial, ya que la capacidad de concentración y de reacción del conductor cae en picado, pero conducir con mucho frío, con el climatizador por debajo de 20º de manera sostenida, supone un problema de eficiencia: nuestro coche puede aumentar su consumo hasta en un 20%.

También te puede interesar: 10 grados menos en un minuto: así es el truco que hará más llevadera la ola de calor cuando viajes en coche

Antena 3 » Noticias Motor

Publicidad