Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

UN CONSEJO DE SEGURIDAD

Por qué debes evitar ver el lateral de tu coche, según la DGT

La DGT te recuerda por qué no tienes que ver siempre tu coche cuando estás conduciendo si quieres hacerlo con seguridad.

Publicidad

Seguro que en alguna ocasión a lo largo de tu vida "automovilística" has tenido que conducir coches a los que por la razón que sea no estabas acostumbrado: bien por tratarse de coches que no sueles conducir, bien porque son coches de alquiler o bien porque simplemente has cambiado de coche y, por tanto, tienes que volver a "habituarte" al interior, las medidas y la conducción de tu nuevo vehículo. Es algo completamente normal y, lógicamente, se requiere un cierto periodo de adaptación.

A la hora de conducir con seguridad es importantísimo el hecho de contar con una postura de conducción adecuada, una postura de conducción en la que prime la visibilidad y la capacidad de reaccionar con seguridad en caso de necesidad. Es precisamente la visibilidad uno de los puntos clave a la hora de encontrar una buena posición de conducción, ya que si no somos capaces de saber lo que está pasando a nuestro alrededor, podemos meternos en un buen lío.

La DGT no quiere que mires tu propio coche

Parece una contradicción, pero la Dirección General de Tráfico ha publicado hace unas horas un tweet en el que nos recuerda la necesidad de, paradójicamente, "no ver". Sí, nos referimos a no ver parte del propio coche que estamos conduciendo, pero...¿cómo es eso posible? ¿Qué sentido tiene algo así?

El ángulo muerto es uno de los mayores enemigos de la seguridad vial: nos referimos al ángulo muerto cuando hablamos del espacio que el conductor no es capaz de percibir a través de sus espejos retrovisores, una zona situada generalmente en los cuartos traseros del vehículo, donde puede colocarse un vehículo al que no somos capaces de ver y, por tanto, provocar una situación de peligro en consecuencia.

Por eso, a la hora de regular los espejos retrovisores de nuestro coche la Dirección General de Tráfico nos recuerda dos claves con las que conseguir minimizar o incluso, dependiendo del coche, eliminar por completo las zonas de ángulo muerto:

  • Retrovisor interior: regularlo hasta que se vea o refleje, si es posible, toda la ventanilla posterior. De esta manera maximizamos nuestra visibilidad.
  • Retrovisor exterior izquierdo (lado del conductor): orientarlo hasta ver en su mitad inferior la calzada, sin ver el costado del vehículo. Muchos conductores tienen la costumbre de 'cerrar' demasiado el ángulo de sus retrovisores hasta que comienzan a ver la carrocería de su coche, un error que minimiza la visibilidad a través de sus espejos.

También te puede interesar: La DGT quiere saber dónde vives y te puede multar por ello

Publicidad