Tener flatulencias a diario es sinónimo de salud, expulsar un promedio de 15 flatulencias -gases o pedos, como prefieras- al día es normal, pero cuando vienen acompañados de molestias o dolor abdominal pueden ser señal de que existe un problema intestinal o intolerancia a algún alimento.

Es decir, la eliminación del exceso de gas, se hace con los eructos o las flatulencias. Los dolores se dan cuando los gases se quedan atrapados o no se mueven con facilidad a través del sistema digestivo.

Muchas veces es suficiente con hacer algunos pequeños cambios en los hábitos alimenticios para aliviar este problema, sin embargo, hay que tener en cuenta que algunos trastornos del sistema digestivo (como el síndrome del colon irritable o la celiaquía) pueden estar detrás del aumento de la cantidad de gases o del dolor.

Pero ¿por qué se producen los gases? La producción de los gases se da por varias causas

¿Por qué se producen los gases?

1. Gases por aire tragado: una de esas causas que provocan gases es cuando se traga aire que queda en el estómago y que no sale al eructar. Este aire acaba yendo hacia el intestino. Podemos tragar aire al:

  • Tomar bebidas con gas
  • Comer o beber muy rápido
  • Fumar
  • Comer chicle
  • Chupar caramelos

2. Fermentación: y también sucede que el gas se forma en el intestino grueso (colon) cuando las bacterias fermentan los hidratos de carbono (fibra y algunos almidones y azúcares) que no se digieren en el intestino delgado. Las bacterias también consumen algo de ese gas, pero el restante se libera cuando pasa por el ano. Estos gases están compuestos por un 99% de nitrógeno, hidrógeno, dióxido de carbono, oxígeno y metano. Y 1% de sulfuro de hidrógeno y de metanotiol sulfuro de dimetilo (que son los responsables del mal olor).

La formación de gases es un proceso normal dentro del ciclo digestivo, pero en cantidades excesivas pueden suponer un problema. La inflamación y el dolor abdominal son algunas de las sensaciones que provocan el exceso de gases, junto con eructos, expulsión de gases, calambres o una sensación de nudo en el abdomen sensación de saciedad o presión en el abdomen (inflamación) y aumento visible del tamaño del abdomen (distensión), según MayoClinic.

3. Los alimentos y los gases: son los principales causantes de un aumento de gases en el intestino. En general, los alimentos que poseen más fibra suelen producir un exceso de gases en el estómago. Las legumbres producen muchos gases. Si eres un amante de esto alimentos y quieres disminuir la sensación de hinchazón, lo mejor es que las pongas en remojo la noche anterior. Con esto, además de ablandarlas las liberaremos de los azúcares oligosacáridos, responsables en gran parte de los desagradables gases intestinales. Además, especias como el comino, el anís, el romero o el hinojo pueden ayudar a evitar los gases y los dolores intestinales. Se pueden añadir durante la preparación del plato o tomarlas después de la comida en forma de infusión.

Los cereales integrales, y algunos vegetales (como las coles, manzanas con cáscara, brócoli, repollo, cebolla...), las carnes grasas, leches con lactosa, y algunos carbohidratos (como las galletas, y las pastas) son también algunos de los alimentos que más molestias producen a nivel intestinal.

4. Causas psicológicas: padecer un exceso de estrés o ansiedad a diario aumenta la producción de gases.

Enfermedades que incrementan la producción de los gases intestinales:

  • Celiaquía: es una intolerancia al gluten, las personas que padecen esta enfermedad no toleran alimentos como la cebada, el trigo y el centeno, entre otros.
  • Síndrome del colon o intestino irritable: es un trastorno crónico que afecta al Intestino grueso. Sus síntomas incluyen cólicos, dolor abdominal, hinchazón abdominal, gases y diarrea
  • Enfermedad de Crohn: Es un proceso inflamatorio crónico del tracto digestivo que cursa con los siguientes síntomas: dolor abdominal, diarrea fiebre...
  • Exceso de bacterias en el intestino: También pueden producir un aumento en la producción de los gases.

Hay muchas personas que optan por el uso de pastillas para disminuir el dolor y la sensación del vientre hinchado. Pero antes de llegar a usar medicamentos, os recomendamos probar algunos remedios caseros que suelen ser muy útiles para minimizar las flatulencias:

Remedios caseros para reducir las flatulencias

  • 1. Agua con bicarbonato y limón. Después de comer toma un vaso con esta mezcla, se supone que te ayudará a disminuir los gases si la ingieres nada más prepararla.
  • 2. Infusiones. Hazla con alguno de los siguientes ingredientes: jengibre, canela, anís, hinojo, manzanilla y menta para mejorar la digestión y disminuir los gases.
  • 3. Masticar bien los alimentos antes de tragarlos y evitar las conversaciones acaloradas durante las comidas.
  • 4. Hacer más ejercicio y disminuir al máximo el estrés.
  • 5. No beber bebidas carbonatadas
  • 6. Evitar alimentos fritos.
  • 7. Probióticos. En algunas ocasiones los gases se producen por una alteración en nuestra flora intestinal y en estos casos es muy útil el uso de probióticos para equilibrar la flora intestinal.
  • 8. Evitar la retención de los gases. Es una costumbre muy común, pero si esto se hace durante un tiempo prolongado causará un aumento de gases, e incluso problemas en el colon.

¿Qué alimentos favorecen la digestión y no producen gases?

  • 1. La piña: posee una enzima llamada bromelina que ayuda a mejorar la digestión.
  • 2. Probióticos: son microorganismos vivos que mejoran la salud intestinal. El kèfir, es un alimento que poseen una gran cantidad de probióticos que ayudan al funcionamiento del tracto digestivo:
  • 3. Las ciruelas: aceleran el movimiento intestinal.
  • 4. Limón: es un alimento muy nutritivo y además ayuda en la disminución de los gases.
  • 5. Vinagre de manzana: ideal para la microbiota intestinal.
  • 6. Calabaza.
  • 7. Papaya
  • 8. Comino y cilantro.

Cuándo hay que consultar al médico por los gases

Si los gases o los dolores son tan persistentes o intensos que interfieren con tu vida normal, debes de ir al médico. De hecho, puede ser un indicador de alguna afección más grave. Visita a tu médico si tienes alguno de los siguientes signos o síntomas adicionales:

  • Heces con sangre
  • Cambios en la consistencia de las heces
  • Cambios en la frecuencia de las deposiciones
  • Pérdida de peso
  • Estreñimiento o diarrea
  • Náuseas o vómitos recurrentes o persistentes
  • Busca atención médica urgente si tienes alguno de los siguientes síntomas:
  • Dolor abdominal prolongado
  • Dolor en el pecho