Paracetamol e ibuprofeno son dos de los fármacos o medicamentos más vendidos en España. Especialmente el primero. Y dos de los más habituales en nuestros botiquines caseros. Para los procesos catarrales leves, ¿qué sería más indicado, en adultos)? Ahora que llega el frío polar y vuelven -o están volviendo- de nuevo, los virus respiratorios de siempre (además del COVID)...

Antes de nada, lo primero que debemos saber es que todos, absolutamente todos los fármacos conllevan riesgos si se usan mal o si se superan las dosis recomendadas. Es por ello fundamental observar la ficha técnica de cada fármaco o bien consultar al farmacéutico. O ambas cosas.

"Todos los fármacos entrañan riesgos, pero si los conocemos bien podemos usarlos con seguridad. Especialmente, aquellos pacientes que tengan enfermedades previas o crónicas o patologías que puedan interaccionar con estos medicamentos consulten siempre a su médico o farmacéutico. Ante la duda, siempre, siempre, todos deberíamos consultar", afirma a laSexta la Dra. Laura Aliaga, coordinadora del grupo de trabajo de Gestión del Medicamento, Inercia Clínica y Seguridad del Paciente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN).

Por poner sólo un ejemplo de los riesgos de no usar medicamentos de forma correcta, en 2015 la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) alertó de que el consumo de ibuprofeno en dosis muy elevadas y de manera continuada puede aumentar el riesgo cardiovascular (podemos verlo aquí con más detalle). No obstante, "todas las fichas técnicas definen las dosis tóxicas para cada medicamento", aclara la experta.

Si tenemos un resfriado común con síntomas leves…

Paracetamol e ibuprofeno son dos fármacos de distinta familia pero tienen usos similares. Hay ciertas diferencias. El paracetamol pertenece al grupo de medicamentos llamados analgésicos y antipiréticos, y el ibuprofeno al grupo de medicamentos llamados antiinflamatorios no esteroideos (AINEs).

Según explica la doctora Aliaga, el paracetamol se usa para el tratamiento sintomático del dolor ocasional de intensidad leve-moderada y también para la fiebre. Mientras que el ibuprofeno, por su parte, "sirve o se indica también para el tratamiento del dolor, nos ayuda también a controlar la fiebre, y se indica además cuando hay episodios de dolor inflamatorio".

"Tanto el paracetamol como el ibuprofeno los podemos usar en cuadros catarrales leves, siempre y cuando conozcamos bien las medidas de seguridad y sepamos manejarlos", sostiene la experta. Depende de los síntomas; por ejemplo, "si hay dolor de cabeza, dolor fiebre o un cierto dolor muscular, podemos usar paracetamol, mientras que si hay inflamación de garganta, podemos usar ibuprofeno", aclara. No obstante, "según las guías clínicas, cuando se trata de un cuadro catarral leve, sin complicaciones, siempre aconsejan primero el uso de paracetamol", afirma.

Según las guías clínicas, cuando se trata de un cuadro catarral leve, sin complicaciones, siempre se aconseja primero el uso de paracetamol

Dra. Laura Aliaga, SEMERGEN

Es importante tener en cuenta la dosificación. Ambos fármacos se calculan en función del peso desde los 10-12 años de edad. En el caso del ibuprofeno, la dosis mínima eficaz sería de 400 mg (la dosis que se puede comprar sin receta en las farmacias) y para el paracetamol la dosis mínima eficaz sería de 500 mg. "Con esas dosis debería ser eficaz, para adultos sanos. En el caso de que no haga efecto, lo mejor es siempre consultar con el médico para valorar si debemos aumentar la dosis o no. Normalmente, con ambos fármacos, se recomienda administrar cada 8-6 horas, tal como indican los prospectos o fichas técnicas. "Nunca cada menos horas", sostiene la doctora.

Es importante también atender a los síntomas que tengamos, si el catarro o resfriado empeora. En ese caso, es importante preguntar siempre a nuestro médico. Según aconseja la doctora, en el caso de tener fiebre más de dos días seguidos, tos persistente, dolor torácico o dificultad para respirar, es importante consultar con nuestro médico para que nos indique el tratamiento a seguir.

Por último, es importante tener en cuenta que estamos en pandemia y que cuando tenemos síntomas de resfriado no podemos descartar un posible COVID. Por lo que en el caso de tener síntomas, sería aconsejable hacernos un test de antígenos de venta en farmacia (eficaces cuando hay síntomas) o bien llamar por teléfono y consultar con nuestro médico para informarnos bien y ver qué podemos hacer. "O bien hacer ambas cosas, porque no son excluyentes. En caso de duda, siempre llamar y consultar con nuestro médico", concluye la experta.