TecnoXplora » CienciaXplora

IMPLANTE EN LA CABEZA

Científicos ingleses utilizan "semillas" de metal para matar los tumores cerebrales

Un estudio de la Universidad College de Londres ha experimentado con una "semilla" de metal que, dirigida remotamente por un escáner, puede llegar hasta los tumores del cerebro y eliminarlos.

Cerebro

BUDDHI Kumar SHRESTHA para Unsplash Cerebro

Publicidad

El trabajo investigador de los científicos no para. Encontrar el origen de las enfermedades, los factores que lo condicionan, medicamentos para curarlas... e, incluso, desarrollar técnicas que eliminan las células cancerosas. Un estudio de la Universidad College de Londres, UCL, ha desarrollado un sistema de "semillas" de metal que son capaces de abrasar y matar las células tumorales del cerebro.

Realizado con el apoyo de fondos de Rosetrees Trust y la Fundación Caritativa John Black, este equipo de estudio ha desarrollado la "ablación guiada por imágenes mínimamente invasiva" o MINIMA. Se trata de una terapia que inserta una "termosemilla" ferromagnética que navega hacia un tumor y elimina las células cancerosas cercanas.

Para lograr eliminar estas células, la "semilla" de metal utiliza gradientes de propulsión magnética, y se mueve gracias a los impulsos generados por un escáner de resonancia magnética. Después, se calienta de forma remota para eliminar las células tumorales.

Esta terapia, probada en ratones ha demostrado ser un tratamiento preciso y efectivo contra un glioblastoma de difícil acceso. El estudio, publicado en Advanced Science, demuestra que MINIMA es una técnica con un alto nivel de precisión, concretamente por la navegación a través del tejido cerebral mediante resonancia magnética, un rastreo de precisión de 0,3 milímetros y su capacidad de erradicar un tumor calentando sus células.

Reducir los tiempos de recuperación

MINIMA consiste en la implantación de "termosemillas" ferromagnéticas de forma esférica, de dos milímetros de tamaño, y fabricadas con una aleación metálica. Para su puesta en marcha, estas "semillas" se implantan superficialmente en el tejido y, después, mediante el control magnético, navegan por el cerebro para llegar hasta el tumor.

Los tratamientos actuales contra un glioblastoma o tumor cerebral pasan por la quimioterapia, la radioterapia o la intervención quirúrgica. En comparación, esta técnica desarrollada por científicos de la UCL es bastante menos invasiva. "“MINIMA es una nueva terapia guiada por resonancia magnética que tiene el potencial de evitar los efectos secundarios tradicionales al tratar con precisión el tumor sin dañar los tejidos sanos", comenta uno de los autores principales del estudio, Mark Lythgoe.

Además, los científicos destacan el "daño limitado" a los tejidos sanos cercanos al tumor que produce MINIMA, en comparación con los de otras técnicas que se utilizan actualmente. Otra investigadora del proyecto, Rebecca Baker, explica que el uso de un escáner de resonancia magnética permite obtener imágenes de la "semilla" durante la intervención y que así el tratamiento se realice con precisión y sin cirugía abierta. "Esto podría ser beneficioso para los pacientes al reducir los tiempos de recuperación y minimizar la posibilidad de efectos secundarios", concluye.

Tecnología ya disponible

Otra de las ventajas de MINIMA es la utilización de herramientas ya existentes en muchos hospitales: los escáneres de resonancia magnética. "Como la resonancia magnética ya se usa para detectar los límites de los cánceres, la semilla se puede mover con precisión para garantizar que no se desvíe hacia el tejido sano circundante", apunta Lythgoe, quien además destaca que esta nueva técnica combina terapia y diagnóstico en un solo dispositivo.

Aumenta la esperanza de vida

El neurocirujano Lewis Thorne, que también ha participado de este estudio, comenta que la esperanza de vida promedio después de un tratamiento común de glioblastoma es de 12 a 18 meses. Sin embargo, el médico destaca que la técnica que han desarrollado tiene la capacidad de destruir con éxito el cáncer en un ratón.

Según Thorne, MINIMA "tiene el potencial de extender la supervivencia y limitar el daño a los tejidos cerebrales adyacentes en los pacientes".

¿Servirían las "semillas" metálicas para otros tipos de cáncer?

El profesor Mark Emberton señala que otros tratamientos, como la radioterapia o la cirugía, son efectivos pero, a la vez, pueden causar efectos secundarios no deseados en los pacientes. Por ejemplo, los hombres diagnosticados con cáncer de próstata puede sufrir incontinencia e impotencia.

Respecto al uso de MINIMA frente a otros tipos de cáncer, Emberton es positivo. "MINIMA puede permitirnos atacar y destruir con precisión el tejido del tumor de próstata, reduciendo el daño a las células normales".

Sin embargo, el profesor Lythgoe, aunque ve factible la extrapolación de su técnica a otros tipos de cáncer, lo sitúa "a más largo plazo". "Cambiaremos la forma de la semilla para que actúe como un diminuto bisturí de corte que podría guiarse a través del tejido, lo que permitiría a los cirujanos realizar operaciones controladas de forma remota, revolucionando la cirugía no invasiva", explica.

SEGURO QUE TE INTERESA:

¿Hay diferencias entre el cerebro de hombres y mujeres?

Publicidad