El cantante y exboxeador Omar Montes ha visitado el plató de Zapeando. El artista ha explicado que antes de dedicarse al mundo de la música fue deportista profesional, pero dejó de pelar cuando perdió el campeonato de Europa de Kimboxing: "Me sentí muy disgustado porque la preparación fue muy dura, me tuve que ir unos meses a entrenar lejos de mi familia, apenas comer...".

"No bebí apenas agua porque yo soy anchito de huesos y estoy llenito de amor y me cuesta dar le peso y lo pasé fatal. Y cuando gano que me den perdedor no lo aguanto", ha explicado.

"Me rayé un montón, me dio mucha pena", ha añadido. Pero después empezó en el mundo de la música. El motivo, según él, es que "el hambre es muy mala y la constancia es la clave": "Yo peleaba, pero tuve un hijo y si te digo la verdad pasaba hambre".

"Me iba mal en la vida no me iba mal en el boxeo. El boxeo es un deporte de caballero y yo he sacado muchos valores del boxeo que me han acompañado en mi etapa como cantante. Si llego a estar en Estados Unidos hubiera seguido por el boxeo a tope porque está más reconocido y se paga mejor, pero mi abuela me dijo que sufría mucho cada vez que iba a pelear y me pidió que cambiara eso. Me dijo que se me daba muy bien cantar, que ya lo había hecho desde pequeño", ha explicado. "Si no fuera por ella hubiera seguido dándome tortas", ha añadido.

Así fue su etapa como portero de discoteca

Además de la música y del boxeo, Omar Montes tenía otra faceta oculta: durante bastante tiempo fue portero de discoteca. Eso sí, asegura que él no tenía nada que ver con esos trabajadores que parecen estar siempre enfadados.

"Yo no lo entiendo, yo lo pasaba que te cagas. Venían, me saludaban... a algunos los pillaba fumando y les decía 'venga anda, apágalo que no te quiero echar'", ha explicado.

El motivo por el que vendió su Ferrari

"Mi abuela se quedaba 'encasillá' y teníamos que ir cinco a sacarla": así ha explicado Omar Montes por qué acabó vendiendo su coche de lujo, y es que con él llevaba a su abuela al ambulatorio.

"Toda la vida he ido al colegio con parches que me ponía mi abuela en los pantalones, porque las cosas estaban mal. Siempre me decía 'hijo, si ibas tan contento con tus parches, por qué no con tu Ferrari, que te lo has ganado'. Se venía conmigo tan orgullosa e iba saludando con su manita", ha explicado.

Su mensaje a Pedroche

La ausencia de una zapeadora ha molestado especialmente al cantante. "No veo a Cristina por aquí", ha recriminado el artista, que al enterarse de que la colaboradora había "casi llorado" al enterarse de que Omar Montes iba al plató de Zapeando el día que ella no estaba ha añadido: "No me digas eso que me voy de la vida ahora mismo".

Por eso, Omar Montes no ha dudado en mandarle un mensaje: "Cristina, un beso. Te queremos todos, pero yo más". "A tu novio también un saludo", ha apuntado.