La movilización militar parcial para la invasión de Ucrania ha levantado el miedo en la población rusa. Prueba de ello es el testimonio de Ana Font, una española de 22 años, en Al Rojo Vivo. La joven, emparejada con un ruso, está preocupada por el futuro de su familia. "Tenemos miedo de que mi pareja pueda ser llamado a filas", expresa.

La joven cuenta que se quieren volver a España pero, no pueden: su pareja no tiene visado. Por este mismo motivo tuvieron que volver de Turquía, donde se fueron por "miedo" en febrero. Allí permanecieron seis meses y no podían quedarse más. Tampoco podían obtener el papeleo para irse desde allí. Se pregunta si tendrán tiempo para poder salir del país.

"Me parece muy injusto. ¿Qué ha hecho mi familia aquí en Rusia?", se lamenta Font. Ella misma cree que es una forma de castigar al país invadido. Sin embargo, asegura que los que acaban recibiendo siempre es la gente normal. Al mismo tiempo, asegura que no conoce a nadie en Rusia que apoye al Gobierno. "Y toda su operación", añade la joven con miedo a pronuncia la palabra prohibida (guerra).