Algunas de las residentes del Colegio Mayor Santa Mónica al que iban dirigidos los cánticos misóginos y machistas realizados por los internos del Elías Ahuja han salido a defender a sus compañeros, asegurando que "no hay que tomárselo a lo personal" y que son sus "amigos". Unas palabras que, para Íñigo Errejón, no zanjan en absoluto lo que ha ocurrido: "Esto no es un asunto privado. No va de cómo se lo han tomado ellas. Va de que en las universidades, en los colegios mayores, en los espacios públicos de estudio, no podemos tolerar la cultura de la violación. No hace gracia bromear sobre violar a chicas, no hace gracia gritar que todas las chicas son unas putas".

"Las manadas no surgen expontáneamente, surgen de guaridas como esta, en las que se normaliza la cultura de la violación. Eso está mal y merece todo el repudio", ha denunciado el líder de Más País, afirmando que "en España no vamos a normalizar la cultura de la violación y las bromas sobre la violencia contra las mujeres". Según el dirigente político, es más preocupante todavía "porque ocurre en un colegio mayor que tiene un largo historial de brazos en alto y saludos fascistas, de artículos racistas y homófobos, de novatadas violentas". Un lugar, como ha definido, hecho para la élite que podría asumir los mandos del país en el futuro.

Esto es, "un sitio para niños pijos, cuyos padres pagan 1.200 euros al mes y del que posiblemente sale una buena parte de los cuadros de mando en el Estado y en la sociedad española que se educan en la violencia contra las mujeres, en el racismo,en los saludos fascistas". "Esto no es normal y no puede pasar", ha sentenciado Errejón, que también ha entrado a valorar la opinión de las chicas que han defendido los lamentables cánticos de sus compañeros preguntándose "si es posible que haya algunas chicas del colegio mayor que sí se sientan incomodadas, amenazadas, y que no se atrevan a dar su palabra, a ponerse delante de una cámara porque van a seguir conviviendo todos los días".

Y va más allá: "Que haya un montón de chicos que se eduquen en que es gracioso decir que todas las mujeres son unas putas y que hay que violarlas, eso no solo es un problema para las que viven al lado. Es que estos chicos salen por la noche, salen por la calle, van a bares y discotecas. Que se eduquen en la violencia contra las mujeres no es un peligro solo para las mujeres que tienen enfrente, es un peligro para el conjunto de las mujeres que se van a cruzar".