El toxicólogo, médico forense y psiquiatra José Cabrera es claro: someterse a rituales con ayahuasca o escamas de sapo bufo es como jugar a una "ruleta rusa". "Si no tienes suerte, la bala se dispara y estás muerto". El experto explica que los riesgos son muy elevados, y no solo el hecho de que puedas morir después de ingerir o inhalar estas sustancias, sino que puede causarte psicosis o enfermedades psiquiátricas graves.

Pero pese el enorme peligro que entrañan para la salud, se trata de sustancias que cada vez están más de moda. Cabrera indica que esto es porque el efecto es muy rápido, y si no te ocurre nada malo a los 20 minutos se te ha pasado. Además, en contraste con las drogas más duras, la adicción física no existe aunque sí la psíquica.

Además, Cabrera también ha hablado del "limbo legal" que ha propiciado el boom del uso de estas sustancias en fiestas y rituales. "La gente que se dedica a esto reviste la historia con una cobertura universal, se disfrazan de sociedades de medicina tradicional...", cuenta. Y añade que, en el caso de la ayahuasca, es una cocción de varias plantas que crea una sustancia química, y aunque "el consumo no está penado, no se pueden hacer ese tipo de rituales".