La Guardia Civil ha dado caza a un matrimonio que se dedicaba a ofrecer en internet experiencias con sustancias psicotrópicas muy peligrosas. En esta ocasión ha detenido a una pareja de Callosa de Segura, en Alicante, que ofrecía rituales por los que llegaba a cobrar hasta 350 euros.

Entre las sustancias incautadas, los agentes entraron amanita, muscaria, yopo, rapé, hierba de San Juan, hojas de coca en polvo, marihuana y hachís, además de cinco tarros de la droga de los dioses: la ayahuasca. ¿Pero en qué consisten estos rituales?

Suelen ser una especie de encuentros en los que se suministra a los clientes sustancias psicotrópicas, tanto bebidas como inhaladas, y se trata de que no expulsen el humo o la sustancia de inmediato para potenciar sus efectos. Los expertos advierten que personas que han abusado de este tipo de drogas pueden desarrollar cuadros de esquizofrenia.

Más concretamente, la ayahuasca es una bebida alucinógena, original de pueblos del Amazonas, que mueve grandes cantidades de dinero. E incluso se ofertan rituales con chamanes que la utilizan como reclamo.

Sus efectos van desde la ansiedad, el pánico y la euforia hasta la distorsión de la realidad. Estos son muy similares a los que producen las escamas de sapo bufo y de la que también se encontró en el registro de esta pareja en Callosa.

En el caso de esta sustancia, los efectos duran entre cinco y 30 minutos y se caracterizan por una gran intensidad y fuertes alucinaciones, además de sensaciones de euforia.

Pero los expertos insisten, son peligrosas: la mayoría de personas que la prueban sufren alucinaciones, ansiedad, psicosis, autismo reacciones diferentes que pueden llevarte a la muerte.