La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha afirmado que "en Madrid no hay clasismo ni clases sociales, como nos intenta vender la izquierdas". Unas declaraciones que Más Vale Tarde ha desmontado con datos que confirman que hay clases sociales y cada vez están más marcadas.

Uno de los últimos es el informe de Cáritas que arroja datos demoledores sobre la pobreza en Madrid: un 22% de la población madrileña se encuentra en situación de exclusión social y más de 813.000 ciudadanos se encuentran en exclusión severa.

Los principales problemas a los que se enfrenta la población más vulnerable en Madrid son cuatro. Un 21% no puede afrontar los gastos excesivos de vivienda, el 15% tiene dificultad para comprar medicamentos o para seguir tratamientos médicos y el 14% se encuentra en una situación de pobreza severa.

Pero además, los datos revelan que la brecha entre la población vulnerable y la que mejor situación económica tiene se ha acrecentado, pues mientras que en el último año las rentas de las personas más pobres han bajado un 22%, las rentas de los más ricos han subido un 18%.

Además del de Cáritas, hay más informes que corroboran que en Madrid hay pobreza. Por ejemplo, el dato del Banco de Alimentos, que ofrece ayuda a 186.236 persona al día. Cruz Roja cifra en 101.550 los madrileños en extrema vulnerabilidad y AROPE destaca que 1,4 millones de ciudadanos (el 20% de la población) se encuentran en riesgo de pobreza.

Sin embargo, estos datos no solo los cuestiona Ayuso, también Enrique Ossorio, portavoz del Gobierno de Madrid, que hace unos meses se preguntaba dónde estaban los 3 millones de pobres que hay en Madrid.

En Más Vale Tarde, además de demostrar estos datos, han contado con el análisis del economista Gonzalo Bernardos, quien ha apuntado que Madrid es al comunidad autónoma española con peor distribución de la renta. "No puede ser que la presidenta nos salga con la 'milonga' que nos ha salido hoy mientras hay personas muy humildes que no tienen electricidad y adolescentes que tienen que estudiar con velas. Eso no puede ser", ha denunciado el experto.