El divulgador ambiental Josh Byrne le muestra a Jalis de laSerna cómo es el sistema con el que consigue ahorrar una cantidad tremenda de agua. Es un científico muy renombrado en Australia y hace vídeos para demostrar "que podemos hacer las cosas de otra manera".

Josh y su familia usan una ducha de bajo consumo y se duchan en cuatro minutos. "Aquí la compañía estatal del agua nos anima a ducharnos en cuatro minutos o menos. Se trata de que la gente tenga conciencia del tiempo que emplea en la ducha", explica. "Hay que elegir una canción que no dure más de cuatro minuto", aconseja.

Sin embargo, no es la única medida con la que ahorran agua. Byrne enseña otro dispositivo del reciclado del agua que tienen en casa: un sistema integrado en el que el lavabo está encima de la cisterna y cuando terminas, tiras de la cadena, te lavas las manos.

Pero en tiempos de sequía, lo que hay que aprovechar sobre todo es el agua "que cae del cielo". El divulgador ambiental muestra en Enviado Especial algo clave en su casa: un tanque de agua de lluvia. El agua que cae del tejado la canalizan hasta ese tanque y se la utilizan para beber, cocina, ducharse, lavar… El depósito tiene capacidad para 18.000 litros de agua de lluvia y tiene un sistema que la filtra y la desinfecta. Un depósito en el que hay agua suficiente para unos ocho meses.

Explica que todo el sistema que tiene instalado en su casa cuesta unos 10.000 euros. Un sistema con el que ahorran el 90% del agua que se emplea en una vivienda normal de la ciudad.

Otros momentos relacionados

El conductor de Enviado Especial conoce en su viaje a Australia en Enviado Especial cómo funciona el proceso de filtración por el que convierten el agua residual, en agua potable. En este vídeo puedes conocer lo que podría ser una solución para la sequía también en España.

De la mano de la periodista medioambiental Sofía Álvarez y el gerente de Greenbuilding Andrew Gemmel, Jalis de la Serna es testigo de cómo funciona un edificio autosuficiente que recicla la lluvia y obtiene agua a raíz del aire de la atmósfera en Melbourne, Australia. Uno de los sistemas con el que se ahorra un 80% de agua corriente.